Los nuevos amos del dinero

Los nuevos amos del dinero

Alberto Ferrucci
publicado en Città Nuova N. 17/2008link.gif

La competencia por la energía parece sacudir cada treinta años el planeta. Hace sesenta años, una de las razones de la derrota nazi fue su incapacidad para apropiarse del petróleo del Caspio. Hace treinta años la crisis iraní orientó a la industria occidental hacia producciones de bajo consumo energético. Lamentablemente, la bajada en los precios del petróleo que vino después, alentó el consumo privado en occidente hasta el actual derretimiento del hielo polar.
Ahora se ha alcanzado el límite máximo de la producción de petróleo y son los ciudadanos del occidente los que deberán consumir menos, visto que a la mesa del desarrollo se han agregado otros clientes.

Los aumentos de precio comportan grandes transferencias de capitales. Hace treinta años los países árabes no tenían más remedio que confiarlos a los bancos de Nueva  York y Londres, que les habían concedido préstamos para crear infraestructuras o para hacer realidad sus sueños de poder en los países emergentes,  a menudo en proyectos antieconómicos que provocarían las famosas deudas que todavía condicionan el desarrollo del tercer mundo.
Hoy sin embargo quien recibe esta nueva avalancha de dinero, lo concentra en los "fondos soberanos": existen fondos soberanos rusos, chinos, libios, de Singapur y de los emiratos árabes y también el fondo de pensiones de Noruega, que asciende a 340.000 millones de dólares.
Vista la posibilidad de mover enormes capitales, estos, utilizando las finanzas especulativas inventadas en occidente, tienen el poder de amplificar para bien y para mal cualquier acontecimiento económico o político. Pero en el fondo ellos desconfían de la riqueza  de papel y buscan transformarla en algo más sólido. Así, están adquiriendo industrias y sobre todo los grandes bancos que se están hundiendo por las pérdidas que su desconsiderado comportamiento, olvidando su función social, ha creado.  
Los ahorradores deben estar agradecidos a los fondos soberanos que están apuntalando un sistema que podría trastornar no sólo la economía virtual sino también la real. ¿Qué cambiará cuando ellos sean los nuevos amos? Los bancos centrales europeo y americano, podrán siempre mantener estable el costo del dinero, pero esto parece bastante poco, en una situación similar a la de un velero impulsado por un viento impetuoso pero con un timón demasiado pequeño para gobernarlo.
Ciertamente las finanzas occidentales no están en condiciones de enseñar moral a los recién llegados. Alguna esperanza nos dan algunos gestores de estos fondos, como por ejemplo los noruegos, orientados a invertir sólo en aquellas empresas socialmente responsables con garantías de rendimientos en el largo plazo. ¿Será el fin de las finanzas estilo “muerde y corre”?

Siguenos en:

Memoria Edc 2018

Memoria Edc 2018

La economía del dar

La economía del dar

Chiara Lubich

«A diferencia de la economía consumista, que se basa en la cultura del tener, la economía de comunión es la economía del dar...

Humor con Formy

Humor con Formy

¿Conoces a Formy, la mascota de la EdC?

Saber más...

El dado de la empresa

El dado de la empresa

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

¿Quién está conectado?

Hay 352 invitados y ningún miembro en línea

© 2008 - 2019 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - info@marcoriccardi.it

Please publish modules in offcanvas position.

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.