Brasil 2011

Eventos Internacionales

Image

20º aniversario de la EdC en Brasil, del 25 al 29 de mayo de 2011...

Los 20 años de la EdC en Brasil han sido un aniversario importante, no tanto para hacer balance del pasado, como sobre todo para mirar al futuro, a los siguientes 20 años de EdC, desde el 2011 hasta el 2031. En esta página queremos contaros dos importantes actos desarrollados para la ocación: la Asamblea Internacional de la EdC “Protagonistas de una nueva economía hoy” del 25 al 28 de mayo de 2011 - Mariápolis Ginetta (Vargem Grande Paulista) y el acto conclusivo del 29 de mayo de 2011 - Sala Memorial de América Latina (Sao Paulo) - La profecía se hace historia. 20 años de Economía de Comunión.

Aquí podréis encontrar todos los contenidos disponibles en edc-online.org: las encuestas, los textos de las intervenciones, los vídeos, los artículos…

Nuestra esperanza para el 2031

Logo_Brasile_2011_SPaolo_rid2Conclusiones de Luigino Bruni sobre los primeros 20 años de Economía de Comunión en la jornada del 29 de mayo en Sao Paulo

Nuestra esperanza para el 2031

por  Luigino Bruni

110529_SPaolo_Bruni_ridHemos regresado a Sao Paulo, donde Chiara sintió la chispa inspiradora, para dejarnos convertir por estos lugares. En la historia de los pueblos, sobre todo en la historia de la acción del espíritu en el mundo, los lugares son importantes. La geografía tiene el mismo peso que la historia. Por eso, quien quiera conocer en profundidad el carisma de San Francisco antes o después tiene que ir a Asís; quien quiera conocer y entender a Martin Luther King tiene que mezclarse con los afro-americanos, y quien quiera conocer y comprender la EdC, antes o después, debe venir a Sao Paulo. Aquí donde nació, de la mirada de una mujer sobre esta ciudad, hace 20 años, la EdC, una red que hoy cada vez más abraza el mundo entero.

Hemos venido aquí para comprender mejor la inspiración de Chiara porque, si bien es cierto que no podemos sino alegrarnos de los frutos de estos 20 primeros años, también sentimos que hoy es necesario un salto de escala: que todos y cada uno demos un acelerón para no perder la cita con la historia y dirigirnos con esperanza hacia el 2031.

¿Qué es lo que hemos comprendido y recordado?

A. Que el sistema económico capitalista debe evolucionar hacia algo nuevo (ya hay señales de esto si sabemos descubrirlas en el entramado de la historia). La crisis medioambiental, las crisis financieras, las desigualdades cada vez mayores y la infelicidad creciente en los países opulentos son signos elocuentes de que el sistema capitalista debe evolucionar, salvando el mercado como lugar de creatividad y libertad. Pero para salvar las conquistas humanas del mercado y de la empresa, es necesario superar este capitalismo que no sabe evitar que los niños mueran de hambre en las aceras de nuestras ciudades opulentas.

B. Hemos comprendido que la misión de la EdC, la nota que debe interpretar en el concierto interpretado por cuantos trabajan por una economía más humana y justa, tiene que ver con la división de los beneficios en tres partes que Chiara nos indicó desde el principio: empresas nuevas, una cultura nueva y sobre todo la pobreza. En particular, la EdC puede contribuir a reducir la miseria y la exclusión antes que nada cambiando las relaciones económicas de producción. La “corona de espinas” de Sao Paulo y de cualquier otra ciudad sólo desaparecerá seria y definitivamente cuando las empresas incluyan en su seno a los excluidos, cuando su gestión sea de comunión, cuando el beneficio no sea el único objetivo de la empresa, sino un medio para el bien común, el bien de todos y cada uno.

C. Hemos comprendido que la pobreza no es una fatalidad, una condena definitiva de la humanidad, sino también y sobre todo el fruto de unas relaciones enfermas, equivocadas y asimétricas de poder, de decisiones políticas y económicas locales y globales. Si el sistema económico no evoluciona hacia la fraternidad universal, si las empresas no son de comunión, la miseria y la exclusión crecerán en el mundo y aumentarán los vencidos y las escorias del sistema. La EdC cura la pobreza cambiando las relaciones sociales, económicas y productivas. Ciertamente, la EdC cambia a las personas, pero esto no es suficiente, porque sabemos por la historia que es necesario cambiar también las instituciones, incluida la institución económica fundamental, que es la empresa. Si es cierto que los ideales nacen de las personas, esos mismos ideales viven y crecen en el tiempo sólo con las instituciones que también han surgido de esos mismos ideales. Mientras con los proyectos de desarrollos que realizamos sobre todo con la ONG AMU nos ocupamos de personas necesitadas (queremos y debemos hacerlo cada vez mejor), en paralelo toda la EdC trabaja para cambiar las empresas y las instituciones, para que un día – esto es lo que soñamos con los ojos abiertos – nuestros proyectos de desarrollo dejen de ser necesarios, porque una economía de comunión a amplia escala haya eliminado de raíz las causas de las relaciones equivocadas de las que dependen buena parte de nuestras pobrezas e indigencias. En estos días hemos recordado que cuando Chiara vio las favelas de Sao Paulo al lado de los rascacielos, no puso en marcha, como podía suponerse desde una lógica humana, una acción social en la periferia de Sao Paulo (acciones que gracias a Dios existían y siguen existiendo también dentro del movimiento de los focolares). Ante aquellas favelas Chiara pidió que nacieran empresas nuevas y distintas en una zona industrial alejada de Sao Paulo, en la ciudadela Aracoeli, intuyendo de esta manera que sin cambiar las empresas, que son la institución principal de la economía de mercado, no sería posible eliminar las favelas de Sao Paulo y del capitalismo.

D. Finalmente, también hemos recordado (es decir, hemos vuelto a traer al corazón) que, en una economía que da demasiada importancia a los capitales financieros y técnicos, la EdC sabe y dice que el primer capital fundamental de la empresa y de la economía son las personas. La creatividad y la pasión de las personas es lo que marca la diferencia, creando la riqueza y el éxito de las empresas y comunidades. Hoy es más cierto que ayer que sin mujeres y hombres nuevos no hay innovación humana, económica y social. Por eso la formación de mujeres y hombres nuevos es hoy, más que ayer, un elemento coesencial de la EdC y de su humanismo. Además nosotros sabemos y lo vemos todos los días, que los protagonistas de la vida económica, los trabajadores y los empresarios, recargan su energía moral y profesional sobre todo fuera de la empresa, en la familia y en la vida civil. Aquí es donde se recibe el nutriente que alimenta también el éxito de las empresas. La EdC esto lo conoce bien y sabe que si sus protagonistas perdieran el contacto con las comunidades civiles que están a su lado, entre las cuales se encuentran las comunidades del movimiento de los Focolares, se secarían los pozos de la vida de los que también depende el éxito de las empresas. Por eso la EdC es al mismo tiempo una realidad completamente económica, pero también una realidad más grande que la economía, que encuentra fuerzas para resistir y seguir adelante sobre todo en las pruebas y dificultades que no han faltado durante estos 20 años y no faltarán nunca, porque son la vida sobre todo en las comunidades que la rodean. Ay de nosotros, si perdemos este contacto vital, porque nos tocaría la misma suerte de Anteo en su combate con Hércules. Es conocido el mito de Anteo, hijo de la diosa tierra (Era): cada vez que el fortísimo Hércules le tiraba con fuerza al suelo para matarle, como Anteo era hijo de la tierra, en lugar de morir tomaba fuerzas de la tierra y se hacía más fuerte. Solo cuando Hércules lo elevó de la tierra, consiguió vencerle. La misma triste suerte correrían nuestras empresas y toda la EdC si perdiéramos contacto con las comunidades, con todas las personas que viven con nosotros para dar vida a un mundo fraterno, como dice también vuestra presencia hoy.

E. Para terminar, la EdC apoya su esperanza en el 2031 y más allá en una apuesta antropológica: la certeza, validada con la vida, de que toda persona lleva inscrita una vocación profunda a la comunión, a amar y a ser amada, como escribió Chiara en uno de sus primeros pensamientos sobre la EdC: “El hombre creado a imagen de Dios, que es amor, encuentra su plena realización precisamente en dar, en amar, sea o no creyente”. Por esta profunda llamada a la comunión, la vida individual y colectiva sólo crece en la comunión y sólo se alcanza la felicidad individual y pública en el seno de unas relaciones orientadas a la comunión.

La EdC nació y sigue naciendo de un carisma: por esta razón existe una relación muy profunda entre la EdC y los jóvenes, ya que los carismas y los jóvenes tienen en común la esperanza, la fe en el futuro y los grandes proyectos e ideales. Así pues, dejamos a los jóvenes y a su mensaje “De Sao Paulo al mundo”, las últimas palabras de estos 20 años de EdC.

Siguenos en:

Seguici su:

¿Quién está conectado?

Hay 1925 invitados y ningún miembro en línea

© 2008 - 2019 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - info@marcoriccardi.it

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.