La economía de la relación no considera ajeno a nadie. Un observatorio internacional para actuar, a partir del modelo de la EdC, sobre las causas estructurales de la injusticia social.

Carlo Cefaloni

Publicado en  Città Nuova el 7/04/2017

170407 CN Opla ridEl Observatorio sobre la Pobreza OPLA lleva el nombre de Leo Andringa, un economista holandés pionero en la Economía de Comunión (EdC). Es un centro de investigación internacional destinado a sacar a la luz los peculiares efectos que produce la EdC en la lucha contra la creación de pobrezas y desigualdades. Una pretensión audaz, en el marco de un encendido debate entre expertos, movimientos y asociaciones sobre distintas soluciones contrapuestas para luchar contra las desigualdades inaceptables.

Hablamos acerca de los objetivos y de la originalidad de este “Observatorio sobre la pobreza Leo Andringa”, con su directora operativa, Licia Paglione, y con el coordinador científico, Luca Crivelli, profesor de economía en la Universidad de la Suiza Italiana.

¿A qué demanda responde la creación de este Observatorio? ¿Cuál es su campo de observación?

OPLA responde a la necesidad de analizar los resultados de las acciones realizadas a nivel mundial en el ámbito del sistema EdC para luchar contra la pobreza desde un punto de vista “integral”, por una parte teniendo en cuenta la globalidad de la persona, y por otra parte prestando especial atención a los resultados en términos “relacionales”, es decir con respecto a la calidad de las relaciones que generan y fortalecen. Esta atención a las relaciones quiere situar el trabajo de OPLA en línea y en diálogo con el debate científico (y también político y económico) más reciente sobre el tema, que pone de relieve el valor de las relaciones no sólo como “canales” útiles para alcanzar bienes esenciales para el desarrollo humano, sino también como componentes fundamentales por sí mismos para un “florecimiento humano” pleno. Pero esta atención a las relaciones nace también del hecho de que ésta es una de las características típicas de la visión cultural en la que la EdC hunde sus raíces.

¿La relación es el  primer beneficio compartido?

Tengamos en cuenta que la palabra “comunión” en la EdC no se refiere sólo a la dimensión económico-material de la pobreza y del desarrollo, sobre la que se actúa gracias a que hay empresas que comparten sus beneficios para financiar proyectos de desarrollo. Sobre todo hace referencia a la dimensión relacional, a la calidad de las relaciones que también las acciones de lucha contra la pobreza generan. Para alcanzar esta calidad es fundamental activar la capacidad de dar de cada uno, también de aquellos que se encuentran en estado de pobreza y, con ella, la creación de “reciprocidad”.

¿En qué plazo deberían surgir las primeras evidencias de vuestro trabajo?

En un año habremos realizado los primeros estudios de caso, que ya nos darán algunas indicaciones sobre los itinerarios de salida de la pobreza característicos de la visión cultural concreta del Observatorio, centrada en el valor de las relaciones.

En relación con el reciente discurso del Papa Francisco a la EdC, ¿el modelo que estudiáis interviene sólo para integrar a los pobres o tiene elementos que inciden en las causas estructurales de las desigualdades?

El modelo de la EdC actúa tanto para integrar a las personas que viven en situaciones de emergencia por la pobreza, a nivel global, como sobre las causas estructurales de las desigualdades. El primer aspecto se realiza a través de la acción directa de lucha contra la pobreza, mediante proyectos de desarrollo que, por ejemplo, en el último año han permitido la creación de 250 puestos de trabajo y han ayudado a más de 495 familias y a 190 jóvenes estudiantes. La acción sobre las estructuras injustas comienza por la atención a la cultura y en particular al cambio cultural de los actores económicos, con la convicción de que las estructuras pueden cambiar gracias a ellas, a una acción distinta por su parte.

¿Pero no es un recorrido demasiado largo para ser efectivo?

Es cierto que este proceso requiere tiempo y sólo será incisivo a nivel estructural con los años, pero ya está mostrando algunos resultados visibles, por ejemplo en la consolidación de buenas prácticas que adoptan muchas empresas, permaneciendo dentro del sistema capitalista, para dar valor a dimensiones no sólo económicas o, mejor dicho, economicistas de su actuación. En este sentido se puede decir que la cultura nacida en el seno de la EdC ya está incidiendo sobre las causas de las desigualdades contaminando y modificando la estructura fundamental del sistema capitalista: la empresa.

¿Se presta especial atención a la realidad de las sociedades occidentales, en crisis por la fase actual de la globalización?

Podemos decir que la EdC representa en sí misma el boceto de un modelo de organización de este sistema innovador y eficaz, sobre todo en la fase actual de la globalización, con respecto a las causas estructurales de las desigualdades. La EdC evita la creación de “descartes” desde el origen, previendo la superación de la tradicional “lógica de los dos tiempos”, como la define el economista Zamagni. Según esta lógica, primero el mercado produce siguiendo criterios de eficiencia y sin preocuparse de si este proceso genera muchos “descartes” y después el sector público redistribuye según criterios de equidad, para reparar los “descartes” producidos por el mercado. En este sentido, la EdC representa un modelo económico distinto, en el que, desde el comienzo, estos dos momentos, producción y redistribución de la riqueza, búsqueda de la eficiencia y atención a la equidad, están unificados: los “descartes” o, mejor dicho, los pobres, junto con los demás, son verdaderos “motores” del sistema.

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Siguenos en:

facebook twitter vimeo icon youtubeicon flickr

Escuela de Economía Civil

Logo SEC ridConocer la oferta formativa. Visitar la página dedicada.

La economía del dar

Chiara LubichChiara_Lubich_1

«A diferencia de la economía consumista,
que se basa en la cultura del tener,
la economía de comunión
es la economía del dar...

Leer todo...

Carta de identidad de la EdC

logo_edc_benvLa Economía de Comunión (EdC) es un movimiento en el que participan empresarios, empresas, asociaciones e instituciones económicas, así como trabajadores, directivos, consumidores, ahorradores, estudiosos, operadores económicos, pobres, ciudadanos y familias. Nació de Chiara Lubich en mayo de 1991 en Sao Paulo (Brasil).
Leer más...

Líneas para dirigir una empresa de Economía de Comunión

Binari_rid_modLa Economía de Comunión propone a las organizaciones productivas que siguen su mensaje y su cultura, las siguientes “líneas para dirigir una empresa”, escritas a la luz de la vida y la reflexión de miles de empresarios y trabajadores....
Leer más...

Unete a la EdC

EoC Companies crop banner rid modRegistrando tu empresa en la nueva página web: edc-info.org

Para saber más...

Conferencia en México

video mexico

¿Qué es la Economía de Comunión? - Conferencia de Luigino Bruni en el Instituto Mexicano de Doctrina Social de la Iglesia (IMDOSOC)

Humor con Formy

Ecco_Formy_rid_mod

¿Conoces a Formy, la mascota de la EdC?
Saber más...

El dado de la empresa

Logo cube IT 150

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.