reseñas de prensa

Radio Vaticana - 16/06/2010

 

Entrevista a Luigino Bruni en Radio Vaticana, 16 de junio de 2010

Que la empresa sea social

Logo_radiovaticanaLas empresas sociales de las que habla Benedicto XVI en la Caritas in Veritate, ¿pueden representar un modelo para salir de la crisis económica?  Radio Vaticana emite en directo, en ONE-O-FIVE LIVE, las reflexiones de Luigino Bruni, profesor de economía política de la Universidad Bicocca de Milán, profesor del Instituto Universitario "Sophia" del Movimiento de los Focolares en Loppiano (Florencia) y  coordinador de la Comisión Internacional de la ‘Economía de Comunión’. En Incisa Valdarno (Florencia) se celebra un seminario sobre estos temas, en preparación de la 46ª Semana Social de los católicos italianos.

Las empresas sociales suponen una de las grandes innovaciones de los últimos veinte años en Italia. Nacen de una intuición que me parece fundamental: una empresa es verdaderamente social cuando incluye a aquellos que están fuera, cuando es capaz de hacer que algunas realidades marginales o excluidas se transformen en protagonistas para provecho mutuo. En el fondo, las empresas sociales que surgen a comienzos de los años 90 se ocupan de incluir a personas con problemas o discapacidades excluidas del sistema productivo y esta inclusión produce desarrollo. Hoy el término ‘empresa social’ tiene un sentido más amplio. No se usa solamente para designar a las cooperativas sociales, sino a cualquier empresa que construya el bien común poniendo a la persona en el centro.

 

Ahora bien, persona no es igual a individuo. El individuo es un ser en sí mismo. Es un término que pone el acento en la individualidad frente a la comunidad. En cambio la persona es un ser en relación con los demás. Por ello, cuando hablamos de poner a la persona ‘en el centro’, estamos diciendo cuál debe ser la dimensión de las relaciones. El ser humano se desarrolla cuando mantiene relaciones significativas, incluso en el trabajo, en la producción y en el consumo. Cuando una empresa reconoce esta dimensión relacional, personalista, de la propia empresa y de la economía, pone en el centro a la persona. De hecho, el principio personalista es el que da fundamento al artículo 41 de la Constitución italiana que reconoce a la empresa una función social y que afirma en consecuencia, que una empresa solo es tal cuando trata a los sujetos como personas y no solo como individuos.
 

¿Qué opina de la posible reforma de este artículo de la Constitución que se está reclamando desde distintos sectores?

Normalmente las reformas son positivas, porque son un signo de que el país discute, debate y progresa. Ahora bien, yo creo que este artículo surgió en un periodo de gran consenso sobre algunos elementos fundamentales de la tradición occidental cristiana y humanista. Es un cruce entre la tradición más socialista y liberal y la católica. Por eso hay que tener mucho cuidado a la hora de cambiar el artículo 41. Es un artículo que reconoce la importancia de la libertad de iniciativa, uniéndola a la idea de que la empresa tiene una función social. Cuando se habla de esto, se habla de los pilares de la cultura occidental. Este artículo une los dos grandes temas de la modernidad: la libertad del individuo y la comunidad. Este artículo es una joya por su capacidad de mediación y para cambiarlo y reformarlo tenemos que salvaguardar esta gran intuición de que la empresa es verdaderamente libre cuando trata a los sujetos como personas y no como individuos. En consecuencia, la iniciativa empresarial contribuye al bien común cuando pone en el centro las relaciones interpersonales, las relaciones institucionales. Cuando reconoce al sindicato con su función fundamental de mediación e interpreta la libertad no sólo como libertad “de” algo, sino como libertad “para” y libertad “con”. Y estas son las grandes palabras de la encíclica  Caritas in Veritate de Benedicto XVI.  Bienvenidas, pues, las reformas, siempre que no vayamos hacia atrás sino hacia adelante.

¿Qué le parece la disputa de Pomigliano d’Arco y el papel de los sindicatos en este asunto?


Yo creo que los sindicatos tienen que adoptar una actitud innovadora. Salvaguardando la gran herencia del último siglo, tienen que pensar que la economía globalizada es otra cosa. Yo creo que en estos momentos en Pomigliano se están confrontando una visión del sindicato, que no digo que esté equivocada pero sí más anclada en el concepto de clase y que ciertamente ha contribuido a la democracia y a la civilización, con otra idea del sindicato con mayor apertura al diálogo con la empresa, tratando de interpretar estos cambios de dimensión epocal. Evidentemente, el riesgo de que los sindicatos, que tanto han construido, pierdan algunas piezas por el camino, existe. Me gustaría que también la FIOM y toda esa parte del sindicalismo más tradicionalmente vinculada a una determinada visión de la clase trabajadora, pueda dialogar y aportar su contribución. Porque creo que hoy también hay una palabra que viene de esta parte más tradicional del sindicato que – en un diálogo más enriquecedor y profundo entre las distintas almas del sindicato y de la empresa – puede conducir a una nueva síntesis. 

¿Existe algún modelo de empresa que pueda conjugar en el futuro las necesidades locales con la globalización?


No hay una receta sencilla. Como país, tenemos una gran herencia. Italia es el lugar donde nacieron las empresas. Tenemos una tradición que hunde sus raíces en el Humanismo Civil – y antes incluso, en la Edad Media – que ha visto siempre a la empresa en relación vital con el territorio local. No es casualidad que el ‘Made in Italy’, o los ‘distritos industriales’, sean productos típicos de Italia. Son conceptos en los que la empresa no se ve bajo la óptica del ‘business is business’, donde el aspecto económico está separado del cívico, del espiritual, de la comunidad. La empresa nace promiscua, entrelazada con la vida cívica y cultural. Este es el modelo italiano, el auténtico ‘Made in Italy’. Donde el empresario forma parte de la ciudad y no es un ámbito separado y distinto. Estamos convencidos - y llevamos años trabajando en esto -, de que esta antigua tradición que también ha sufrido enfermedades durante el siglo XX – desde el corporativismo fascista a la gestión familiarista de las empresas -  puede ofrecer hoy, en una era globalizada, una idea de la empresa que conjugue las grandes necesidades de la globalización con las raíces, el territorio y la ciudad. Por eso para nosotros la economía civil es uno de los conceptos clave. Hay que conjugar economía y ciudad. Estamos convencidos de que si recuperamos, aunque no de una forma nostálgica o conservadora, una tradición que es a la vez cristiana y humanista, católica y laica, podremos construir hoy una idea de la empresa y de los empresarios capaz de gestionar la complejidad actual y salir de la crisis.

Escuchar la entrevista a Luigino Bruni

¿Qué opina de la posible reforma de este artículo de la Constitución que se está reclamando desde distintos sectores?

Siguenos en:

Memoria Edc 2018

Memoria Edc 2018

La economía del dar

La economía del dar

Chiara Lubich

«A diferencia de la economía consumista, que se basa en la cultura del tener, la economía de comunión es la economía del dar...

Humor con Formy

Humor con Formy

¿Conoces a Formy, la mascota de la EdC?

Saber más...

El dado de la empresa

El dado de la empresa

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

¿Quién está conectado?

Hay 369 invitados y ningún miembro en línea

© 2008 - 2019 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - info@marcoriccardi.it

Please publish modules in offcanvas position.

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.