reseñas de prensa

La prosperidad compartida en acción

Agenda por la esperanza

La prosperidad compartida en acción

por Marilou A. Perez y Fernando T. Aldaba
publicado en el mayor periódico de negocios de Filippinas, BusinessWorld, el Martes 13 de Octubre de 2009

La economía de Comunión es un proyecto basado totalmente en el amor, sólo en el amor. Chiara Lubich, 26 de Mayo 1996

BWDigitized-240x400_ridHace casi dos décadas existe una nueva forma de hacer negocios operando en el mercado, basado en la solidaridad de las personas involucradas en la empresa. Llevado adelante por un peculiar conjunto de
principios para enfrentar los problemas sociales y económicos, este nuevo enfoque de gestión de empresas es llamado "la Economía de Comunión (EdC)".


La EdC fue propuesta por Chiara Lubich, fundadora del Movimiento de los Focolares en San Pablo, Brasil, en 1991. Profundamente tocada por la privación extrema que vivían las personas en las favelas, rodeadas de los modernos rascacielos, exhortó a la comunidad del Movimiento en Brasil lanzando el desafío para cada uno, especialmente para los empresarios, de construir un nuevo tipo de economía. En ella las ganancias podrían ser canalizadas en tres objetivos: la ayuda a los pobres, la formación de "mujeres y hombres nuevos" en el vivir "la cultura del dar", y la expansión y desarrollo del negocio.

La razón de toda empresa de negocios en la economía de mercado es maximizar beneficios y con ello expandirse. El crecimiento de los negocios resulta en un incremento de la capacidad de la firma que lleva a mayores inversiones en capital humano y físico, permitiendo también el avance tecnológico. Estas características típicas de una firma que opera en la economía de mercado también pueden encontrarse en empresas que adhieren a EdC. Sin embargo, la EdC ofrece un paradigma alternativo para enfrentar asuntos sociales y económicos al compartir sus beneficios en forma significativa. Este nuevo paradigma de desarrollo humano busca crear comunidades donde prácticamente "no haya necesitados". Mas aún, la reducción de estas "personas necesitadas" es la medida de éxito para lograr la comunión económica y la solidaridad. La EdC ha tratado la amplia brecha entre los ricos y pobres desarrollando una fórmula que destina un mejor uso para los beneficios, buscando alcanzar una armonía en la sociedad. Básicamente, los beneficios de los negocios son utilizados en tres formas: desarrollando a las personas que ayudaron a conseguir el mismo (tal como los trabajadores y los empleados), implementando acciones concretas para ayudar a los necesitados de la amplia comunidad alrededor de la firma, y expandiendo criteriosamente el negocio de manera tal de generar más empleo.

Los negocios de EdC operan eficientemente para promover los beneficios, pero su singularidad radica en el principio de que el ser humano y sus necesidades, no el capital, son la preocupación central de su negocio. Los beneficios de las empresas de EdC son sólo medios para lograr la "comunión" y solidaridad basadas en un compromiso voluntario de los empresarios y sus stakeholders (aquéllas personas con intereses directos e indirectos en la empresa) en cumplir la misión de combatir la pobreza a través de la redistribución de sus resultados.
Las personas que reciben esta distribución no son considerados "beneficiarios" sino más bien miembros claves en la misión del proyecto. Ellos no sólo reciben sino que también comparten y viven la cultura del dar. De hecho, muchos de ellos comparten los frutos que han recibido con otros que se encuentran en mayor necesidad. Existe reciprocidad entre los miembros de la firma y la comunidad que, en torno suyo, sirve. Eventualmente esto se transmite a las personas más alla de la primera comunidad.

El énfasis no se coloca en el acto filantrópico sino en el compartir dentro de una comunidad. No existe distinción entre el que dá y el que recibe, desde que ambos tengan la misma dignidad. Esta promoción de la "cultura del dar" que promueve la EdC sirve como antídoto para la "cultura del tener", que es desenfrenada en las sociedades consumistas. Esta cultura del dar no es ni individualista ni colectiva, sino comunión; una colaboración entre el donante y el receptor. Esto es el dar basado en los valores del Evangelio, donde el que dá y el que recibe se encuentran al unísono y permanecen respetuosos de la dignidad del otro. La cultura del dar, al ayudar y cuidar de otros, es consistente con los valores centrales de los Filipinos. El espíritu de ofpakikipagkapwa o kapwa (solidaridad), kagandahang loob (humanismo/amabilidad) y bayanihan (el sentido de comunidad Filipino) permanecen vivos en el corazón de muchos Filipinos.

A la luz de estos valores inherentemente tradicionales, algunos hombres de negocios Filipinos encuentran una cierta facilidad en adoptar los principios de la EdC para operar y gestionar sus negocios. Por lo menos tres hombres de negocios Filipinos adhieren a la EdC. El grupo Ancilla es una firma consultora enfocada en la evaluación de empresas, desarrollo y entrenamiento. Bangko Kabayan y Ibaan Rural Bank Inc. actúan significativamente en microfinanzas. La empresa Asia-Pacific Circulation Exponents opera en la importación y distribución de publicaciones locales e internacionales. Todas estas firmas practican la redistribución de sus beneficios colocándolas en el desarrollo de su equipo de trabajadores, en varios programas que promueven la "cultura del dar" y en asegurar que su negocio continúe prosperando para emplear más personas.

Muchas personas afirman que los objetivos de maximizar los beneficios y ayudar a los pobres y marginados no pueden ser alcanzadas de forma conjunta. Pero la EdC ha probado lo contrario. De hecho, ha ido incluso más lejos. A través de la EdC, la "cultura del dar" ha sido institucionalizada dentro de la misión del propio negocio y de sus stakeholders. Hay una solidaridad genuina entre quien dá y quien recibe, tanto que la distinción desaparece cuando la reciprocidad entre ellos se convierte en la regla. Como dicta el dicho: "no hay nadie tan rico y tan completo que él o ella no necesite de asistencia de algún otro y no existe nadie tan pobre e inadecuado que él o ella no pueda dar algún tipo de ayuda a alguien más."

La EdC provee un marco práctico, así como también la guía que un verdadero emprendedor humano debería seguir para convertir a este mundo en un mejor lugar para vivir. Para un hombre de negocios Cristiano, la EdC da el camino para lograr el amor, la solidaridad y la unidad con Cristo mientras administra y expiende su empresa en la economía de mercado. La EdC es realmente una buena noticia, una Biblia dirigida a las firmas para plantar más semillas de prosperidad compartida en las sociedad Philipina. La nueva encíclica del papa Benedicto XVI, Caritas in Veritate (Caridad en la Verdad), reconoce la importancia de la EdC en los mercados de hoy en día.

La "economía de comunión" no es apenas una cuestión del "tercer sector", sino de una mayor y nueva realidad que abraza las esferas pública y privada. Una realidad que no excluye la ganancia sino que lo considera como un medio para lograr fines humanos y sociales. Estos nuevos tipos de emprendimientos serán exitosos en la búsqueda de una estructura jurídica y fiscal apropiada para cada país. La profunda pluralidad de estas formas institucionales de negocios nos lleva a un mercado que no es sólo más civilizado, sino también más competitivo.

Marilou A. Perez y Dr. Fernando T. Aldaba son miembros del Departamento de Economía del Ateneo de la Universidad de Manila.

Siguenos en:

Memoria Edc 2018

Memoria Edc 2018

La economía del dar

La economía del dar

Chiara Lubich

«A diferencia de la economía consumista, que se basa en la cultura del tener, la economía de comunión es la economía del dar...

Humor con Formy

Humor con Formy

¿Conoces a Formy, la mascota de la EdC?

Saber más...

El dado de la empresa

El dado de la empresa

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

¿Quién está conectado?

Hay 519 invitados y ningún miembro en línea

© 2008 - 2019 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - info@marcoriccardi.it

Please publish modules in offcanvas position.

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.