reseñas de prensa

La encíclica arroja luz sobre el movimiento Economía de Comunión

La encíclica arroja luz sobre el movimiento Economía de Comunión

por Jessie Abrams
publicado en Catholic News Service el 12 de agosto de 2009

WASHINGTON (SCN).- Al caminar por las áreas oprimidas de Sao Paulo (Brasil) y  ver las abismales diferencias entre el estilo de vida de los que “tienen” y los que “no tienen”, Chiara Lubich puso en cuestión los efectos del capitalismo.

Sus ideas y sus actos prendieron en el Movimiento de los Focolares, que en 1991 hizo nacer una nueva filosofía de empresa, llamada la Economía de Comunión,  que promueve la idea de que las empresas pueden operar tanto para lograr una ganancia cuanto para beneficiar a la sociedad.

La Encíclica social del Papa Benedicto XVI elogia este pensamiento alternativo, porque su principal prioridad no es acumular ganancias solamente para una compañía y sus empleados.

“El objetivo exclusivo del beneficio, cuando es obtenido mal y sin el bien común como fin último, corre el riesgo de destruir riqueza y crear pobreza” ha escrito el Papa en su Encíclica  “Caritas in Veritate” (Caridad en la Verdad).

El Papa pone énfasis en que el ser humano es más importante que el capital y pone en lo más alto la integridad de cada persona humana. Dice que en recientes décadas “ha ido surgiendo una amplia zona intermedia” entre las compañías que se basan únicamente en el beneficio y las que no tienen fines de lucro; empresas que “no excluyen” el beneficio pero lo consideran “un medio de lograr fines humanos y sociales”.

En todo el mundo hay 754 empresas involucradas en la iniciativa de la Economía de Comunión.

Los propietarios de estas empresas también quieren tener beneficios, pero los distribuyen de una forma diferente a la de otras empresas, dice Linda Specht, directora del departamento de Contabilidad en la Trinity University, una escuela privada presbiteriana de San Antonio.

Los beneficios se distribuyen en tres partes: la primera se queda en la empresa; la segunda se destina a la educación en los principios de la Economía de Comunión; y la tercera es donada a personas necesitadas.

Según declaraciones de Specht al Servicio Católico de Noticias, las tres partes tienen la misma importancia. Además cree que la Economía de Comunión y sus principios son buenos para la humanidad y pueden ser de utilidad también para las empresas de la sociedad basada en el capitalismo.

John Mundell, propietario de una agencia consultora sobre el medio ambiente en Indiana, llamada Mundell & Asociados, afirma que todos los años ha realizado su aportación a cada una de estas tres partes, aunque para ello ha tenido que hacer recortes personales, sobre todo en los primeros meses de puesta en marcha de la empresa.

“Es una especie de voluntariado para la pobreza”, afirma Mundell en su entrevista con el SCN. “Vamos a cobrar menos sueldo para dar algo a la Economía de Comunión”.

La compañía ayuda también a los necesitados a través de medios no financieros, dando trabajo a personas poco “empleables” por una discapacidad, usando el tiempo de la compañía en renovación de viviendas para los pobres del centro de la ciudad o enviando empleados a trabajar con niños discapacitados en escuelas locales.  Mundell dice que su empresa está comprometida en ayudar a miembros vulnerables de la sociedad.

Mundell descubrió la filosofía de la Economia de Comunión cuando estuvo en la Universidad Purdue de Indiana y tocaba en la iglesia. Una noche, después del ensayo, Mundell y su entonces novia, asistieron a una reunión del Movimiento de los Focolares y allí descubrieron un modo creativo de vivir la fe católica.

Mundell esperaba atraer, con su música, a más personas a Misa para renovar su participación en la Iglesia.  Pero  ahora, dice, ha logrado mejor esta meta dirigiendo una empresa basada en los principios del Evangelio. Lo que más le entusiasmó al principio fue la idea de formar una red de cristianos trabajando juntos y que la religión no sólo se podía estudiar sino también vivir diariamente.

Aunque el número de empresas que forman actualmente la Economia de Comunión es relativamente pequeño, Joan Duggan está convencida de que hay muchas otras organizaciones que siguen parte del ideario aunque sin abrazar la idea total.

Duggan, miembro del consejo de la organización Economía de Comunión en Libertad, con base en Roma,  espera que el número de empresas crezca y está satisfecha con el número actual, teniendo en cuenta que se ha producido en un periodo más bien corto de crecimiento del Movimiento.

“Hace tan sólo 18 años y durante los 10 primeros hemos tratado de sobrevivir”. Duggan, que vive en Nueva York, afirma en su entrevista con el SCN: “Ahora tenemos la oportunidad de compartir nuestras ideas, porque ya nos hemos establecido y tenemos tiempo para encontrarnos con otras personas y compartir lo que pensamos”.

Mundell dice: “Para nosotros no es importante ser muchos sino más bien ser un buen ejemplo. No estoy decepcionado para nada, porque veo que la encíclica del Papa lo que dice es que esta es una forma viable de conducir una empresa”.

La Economía de Comunión  tiene todavía que captar la atención de muchas personas del ámbito de la educación hacia el mundo de la empresa. Hay muchas personas que trabajan en la responsabilidad social corporativa que aún no conocen el Movimiento.

Profesores del Colegio Mendoza de Negocios en la Universidad de Notre Dame, en Indiana, la Escuela Kellogg de Gerencia en la Universidad Northwestern de Evanston, Ill. y la Escuela Carroll de Gerencia en el Colegio Boston, declinaron hablar al SCN acerca de la iniciativa pues dijeron no estar suficientemente familiarizados con su filo-sofía empresarial.

Sin embargo, Duggan cree que el modo de pensar del Movimiento puede ayudar a los empresarios a prosperar en muchos tipos de empresas. Pero aquellas empresas cuya prioridad es el beneficio, es lógico que no acepten la Economía de Comunión puesto que no ve la cifra de resultados como la pieza más importante.

Duggan se hizo eco del pensamiento del Papa Benedicto cuando ve a la persona humana como la clave, el centro del éxito empresarial.

Aunque su empresa no reparte sus beneficios con las asociaciones caritativas locales, Nicola Sanna dijo que personalmente está dedicado a los principios de la Economía de Comunión. Como presidente y ejecutivo de Netuitive, una compañía de software en Reston, Va., Sanna dijo que los accionistas de su compañía cuentan con buenos resultados.

Sanna contrata y se relaciona con los empleados y clientes siguiendo las líneas guía de la Economía de Comunión, tales como promover una cultura del dar y ha impartido clases sobre la responsabilidad social corporativa  en escuelas de negocios por todo el país, incluyendo el Colegio Estatal Adams en Colorado y la Universidad de Columbia en Nueva York.

“Mi vida ha cambiado; siempre había soñado con empresas que ayudasen a los demás” dijo Sanna. “No tengo que esperar al viernes para ser feliz”.

Sanna dijo que espera, dentro de los próximos dos o tres años, iniciar su propia empresa totalmente integrada en la Economía de Comunión.

John Welch, el principal ejecutivo de Violines Sofía dijo que él también ve a la persona como la parte más importante de cualquier empresa. Welch, que tiene más de 70 años,  manifiesta que es más partidario que nunca de la Economía de Comunión por sus experiencias.  Su compañía en Indiana fabrica a mano unos 350 violines al año y “a veces puede resultar una cuestión de fe ayudar a otros y a la vez asegurar la estabilidad financiera de la empresa”.

“Sin embargo- dijo – ayudar a los otros siempre ha resultado ser beneficioso” y además está en consonancia con sus creencias respecto a una práctica comercial responsable. Agrega que el mejor negocio es “vivir a Dios en el momento presente”

En el 2005 el Club de Comercio Mundial de Indiana le nombró Empresario Global del Año, un premio que se concede anualmente desde 1990 a aquellas personas que han tenido éxito en promover el comercio global y el desarrollo en Indiana.

Mundell, quien habló muy bien de Welch, dijo que le gustaría ver más compañías formando parte de la Economía de Comunión.

Agregó que se sentía alentado por el creciente movimiento hacia la responsabilidad social corporativa, independientemente de si las empresas participan en acciones responsables para el bien de la sociedad o en un esfuerzo por incrementar sus ganancias

“Hace pocos años – dice – eso no estaba ni en la pantalla del radar”.

 

Siguenos en:

Memoria Edc 2018

Memoria Edc 2018

La economía del dar

La economía del dar

Chiara Lubich

«A diferencia de la economía consumista, que se basa en la cultura del tener, la economía de comunión es la economía del dar...

Humor con Formy

Humor con Formy

¿Conoces a Formy, la mascota de la EdC?

Saber más...

El dado de la empresa

El dado de la empresa

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

¿Quién está conectado?

Hay 605 invitados y ningún miembro en línea

© 2008 - 2019 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - info@marcoriccardi.it

Please publish modules in offcanvas position.

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.