reseñas de prensa

Una prueba de vitalidad para el catolicismo americano

Una prueba de vitalidad para el catolicismo americano

También: Éxito para las Relaciones Públicas del Vaticano, las raíces católicas de Obama y la ‘economía de comunión’

John L Allen Jr

Publicado en el National Catholic Reporter del 17 de Julio de 2009, en la columna “All Things Catholic”

Lo que sigue son citas textuales de un artículo del blog semanal de John Allen Jr. para el National Catholic Reporter. En este artículo, cita al movimiento de los Focolares (y a la EdC) entre “los ganadores” de la reciente encíclica papal Caritas in Veritate. Habla de ellos al final de una reflexión sobre la visión de la encíclica relativa a la defensa de la vida humana y a la justicia económica como un único paquete, así como sobre la prueba de vitalidad que, en su opinión, esta unión explícita le plantea al catolicismo americano.

A pesar de tener la muñeca roca, el papa Benedicto XVI está descansando en el Valle de Aosta, en el norte de Italia, desde el 13 hasta el 29 de Julio, después del esfuerzo realizado no solo durante el curso pasado, sino también durante la semana anterior al comienzo de sus vacaciones. En efecto, cuando se escriba la historia definitiva del papado de Benedicto XVI, la primera semana de julio de 2009 podría ocupar un capítulo entero.

Por dos veces, en este corto lapso de tiempo, Benedicto XVI se ha metido de lleno en el debate global, para dar su punto de vista sobre dos de los temas más candentes del planeta: la crisis económica y Barack Obama.

Tanto la esperada encíclica social del pontífice, Caritas in Veritate, como su encuentro cara a cara con el presidente norteamericano el 10 de Julio, han generado una avalancha de comentarios y análisis. (Mi propia cobertura de ambos temas está disponible tanto en la edición on-line como en la edición impresa de NCR). En lugar de repetir aquí los detalles, voy a tratar de responder a una sola pregunta: ¿Hemos visto u oído algo que suponga un reto para la Iglesia católica americana? Yo creo que la respuesta es “sí” y el hecho de que todavía no se haya registrado completamente nos dice algo importante sobre el estado actual de las cosas.

Durante la conferencia de prensa del 7 de Julio, convocada para presentar la Caritas in Veritate, le tocó al Arzobispo Giampaolo Crepaldi, de Trieste (Italia), ex-secretario del Pontificio Consejo Justicia y Paz, explicar si el documento contenía alguna novedad. En realidad, no había muchas. La mayor parte de sus análisis económicos y políticos recapitulaban puntos muchas veces repetidos en las encíclicas sociales a partir de la Rerum Novarum de León XIII en 1891.

(Nadie que esté familiarizado con estos temas se habrá sorprendido por el rechazo de Benedicto XVI al capitalismo liberal, o su llamada a “una verdadera autoridad política mundial”. El pensamiento social católico no es el “secreto mejor guardado” de la Iglesia)

Crepaldi apuntó un aspecto original de la Caritas in Veritate: la insistencia de Benedicto XVI en mantener juntas la antropología y la sociología o, dicho con otras palabras, su insistencia en tratar el mensaje pro-vida de la Iglesia católica y sus inquietudes sobre la paz y la justicia como un paquete único. Esta es la primera vez que una encíclica social de un papa combina rigurosamente la justicia económica con la defensa de la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural.
“Estas indicaciones de la Caritas in Veritate no tienen el valor de simples exhortaciones”, dijo Crepaldi. “Invitan a un nuevo modo de pensar y a una nueva praxis, que tenga en cuenta la interconexión sistemática que existe entre los temas antropológicos relacionados con la vida y la dignidad humana y los temas económicos, sociales y culturales relacionados con el desarrollo”

(…)

Esta es la pregunta que está implícita en la encíclica de Benedicto XVI: ¿Puede la iglesia en este país encontrar un nuevo modo de “respirar con los dos pulmones”, uniendo sus energías pro-vida y pro-paz-y-justicia en una sintonía mayor? … ¿Puede la Iglesia católica americana evangelizar a la política del país o debemos contentarnos con ser evangelizados por ella?

En todo caso, esa parece ser la prueba de vitalidad que plantea la Caritas in Veritate.

(…)

…entre los ganadores [de la Caritas in Veritate] un claro ejemplo sería el movimiento de los Focolares, uno de los nuevos movimientos laicales del catolicismo surgidos durante el siglo XX. El proyecto “economía de comunión” de los Focolares, que reúne a unas 750 empresas en todo el mundo en una manera más humana de hacer negocios, es la única iniciativa elogiada por el papa Benedicto XVI en el documento.

(Aunque parezca mentira, Benedicto XVI cita la “economía de comunión” pero no menciona explícitamente al movimiento de los Focolares. La duda que surge es si el lector captará automáticamente la referencia; tal vez este sea el mejor test reciente sobre literatura papal para católicos internos)

El papa saluda a la economía de comunión como una prometedora forma de actividad intermedia entre las empresas con ánimo de lucro y las instituciones sin ánimo de lucro, rompiendo lo que él llama un “modelo exclusivamente binario mercado-estado” que es “corrosivo para la sociedad”

Considerado como uno de los más grandes e influyentes de entre los nuevos movimientos, el de los Focolares fue fundado en 1943 por Chiara Lubich, una laica católica italiana fallecida en 2008, para promover los ideales de la unidad y la fraternidad universal. Hoy el movimiento de los Focolares afirma estar presente en 182 naciones, llegando a millones de personas.

Durante un viaje a Brasil en 1991, Lubich lanzó a los miembros de los Focolares el reto de poner en marcha empresas que pudieran crear puestos de trabajo y oportunidades para los empobrecidos ciudadanos de Araceli. Como consecuencia de ello, se crearon varias compañías, incluyendo una industria de productos plásticos, una empresa de ropa y una granja de cerdos.

A partir de esa inspiración, el movimiento de los Focolares ha desarrollado lo que ellos describen como una nueva orientación de la actividad empresarial. Los beneficios que generan las empresas de la “economía de comunión” se ponen en común para financiar programas de desarrollo, actividades caritativas y programas de formación y educación en zonas desfavorecidas.
Según el movimiento de los Focolares, 750 empresas de todo el mundo forman parte de esta red, incluyendo 36 en Norteamérica. De los datos del movimiento se desprende que el proyecto abarca desde talleres artesanales hasta empresas de varios millones de dólares”.


Siguenos en:

Memoria Edc 2018

Memoria Edc 2018

La economía del dar

La economía del dar

Chiara Lubich

«A diferencia de la economía consumista, que se basa en la cultura del tener, la economía de comunión es la economía del dar...

Humor con Formy

Humor con Formy

¿Conoces a Formy, la mascota de la EdC?

Saber más...

El dado de la empresa

El dado de la empresa

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

¿Quién está conectado?

Hay 822 invitados y ningún miembro en línea

© 2008 - 2019 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - info@marcoriccardi.it

Please publish modules in offcanvas position.

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.