La Loppiano Prima se convierte en caso de estudio

La Cooperativa Loppiano Prima, en la Conferencia Internacional sobre "Pensamiento Social Católico y Educación para la Gerencia"

La Loppiano Prima se convierte en caso de estudio

por Caterina Ferrone
de "Economía de Comunión - una nueva cultura" n.30 - diciembre 2009

N30_Caterina_FerroneCon ocasión del encuentro “La Buena Compañía”, organizado en Roma en el 2006 por la Universidad Pontificia Santo Tomás de Roma en colaboración con la Universidad Católica “Santo Tomás” de Minnesota (USA), algunos docentes decidieron preparar un libro para los estudiantes universitarios americanos sobre “Ética Empresarial”, que incluyera casos de excelencia útiles para explicar el vínculo entre fe religiosa y gestión empresarial.
Para este fin se propusieron dos empresas EdC: una americana, Mundell Associates, que opera en el sector medioambiental, y otra italiana, la Cooperativa Loppiano Prima. Esta última nació veinte años antes del lanzamiento del proyecto EdC y Chiara misma la definió como “antecesora de las empresas EdC”. La cooperativa ha ido creciendo junto con la ciudadela internacional de Loppiano, que quiere ser una viva realización del carisma de la unidad y del mensaje del Evangelio.

Desde su nacimiento, el capital de la cooperativa ha estado abierto a la participación de  muchas personas que compartían sus principios y su modo de trabajar y de producir. Así ha pasado de los 100 socios iniciales a más de 4000.

En una de las actas del Consejo de Administración de la Cooperativa se lee: “El Consejo recomienda, finalmente, que en todas las acciones que desarrolle la Cooperativa, ya sean agrícolas o de otro tipo, se tenga siempre bien presente que sus finalidades no se agotan en el plano económico. El aspecto económico deberá estar siempre presente en todo acto, como garantía de la estabilidad financiera de la Cooperativa, pero nunca como único elemento determinante”.

Cuando se constituyó, en 1973, la Cooperativa adquirió una empresa vinícola que ya existía, llamada “Tracolle”, y que contaba con bodega, almacenes y estructuras suficientes para emprender una actividad agrícola. A continuación  decidió contratar a los campesinos (ex aparceros) que llevaban más de 100 años en aquellos terrenos con sus familias, incorporando así todo el bagaje de experiencia de quienes habían estado presentes desde generaciones en el territorio. Con ellos se crearon relaciones genuinas, a pesar de la diversidad de ideas políticas y religiosas. Entre creyentes y no creyentes había una especial convivencia. 

En 1974 la voluntad de alcanzar resultados económicos positivos era muy fuerte y se decidió recuperar, aun teniendo medios escasísimos, algunos terrenos abandonados desde hacía varios años. Surgió la duda de si utilizar o no herbicidas para esta recuperación. Se decidió no utilizarlos y emplear para la recuperación la mano de obra de tres operarios, a pesar del elevado coste de la decisión. Sin embargo, de este modo se respetaba el principio que sigue guiando todas las decisiones de la cooperativa: “pensar en la salud de las personas” aun cuando las repercusiones económicas sean muy importantes.

En 1984 hubo una grave helada en Toscana. Fue uno de los años más difíciles, porque el trabajo de poda después del hielo comportaba costos ingentes. En un primer momento se decidió cortar solamente “la cabeza” de los olivos, pero después de quince días, vista la gravedad de la helada,  se vio que el único modo para recuperarlos era “cortar desde el pie de la planta”. Se trataba de la pérdida de unos 5,000 olivos. Aquella difícil situación terminó con la actividad de muchas otras haciendas agrícolas.

También en aquella ocasión nos volvimos hacia la Providencia que nunca había fallado en el pasado y el consejo de administración  propuso a todos los socios que cubrieran las pérdidas con nuevas acciones y sobre todo pidió que cada socio adquiriese al menos una caja de botellas de vino de la cooperativa, que ya entonces era de excelente calidad. Gracias al gran numero de socios, se vendieron muchas cajas y la cooperativa logró sobrevivir.

Siguenos en:

Memoria Edc 2018

Memoria Edc 2018

La economía del dar

La economía del dar

Chiara Lubich

«A diferencia de la economía consumista, que se basa en la cultura del tener, la economía de comunión es la economía del dar...

Humor con Formy

Humor con Formy

¿Conoces a Formy, la mascota de la EdC?

Saber más...

El dado de la empresa

El dado de la empresa

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

¿Quién está conectado?

Hay 427 invitados y ningún miembro en línea

© 2008 - 2019 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - info@marcoriccardi.it

Please publish modules in offcanvas position.

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.