Mi encuentro con Chiara

Mi encuentro con Chiara

Stefano Zamagni
publicado en "Economía de Comunión - una nueva cultura"  n.28 - diciembre 2008

n28_pag._05_stefano_zamagni.jpgLa Economía de Comunión fue la ocasión y el camino que me llevaron a conocer a Chiara hace casi 15 años.  Aquel encuentro puso las bases de una amistad profunda y fecunda. Ya mucho se ha dicho y se ha escrito sobre Chiara, sobre su carisma, su pensamiento y su obra. Si, aunque en un estado de intensa conmoción, he decidido agregar algunas líneas a la ya amplia literatura en torno a esta figura humana verdaderamente privilegiada, es para hablar, muy brevemente, de los rasgos característicos de su personalidad, fuera de lo común, que más me han impresionado.

El primero es la sensibilidad como declaración de confianza en la vida. Quien es sensible está atento, reverente, hacia el otro, pronto a ver, interesado en descubrir. Chiara quiso elevar la sensibilidad a principio de método del movimiento fundado por ella. La atención tan especial que ponen los focolarinos en el cuidado de lo bello, como camino para la recuperación de lo verdadero y de lo bueno, es un signo elocuente de esto. Chiara hizo suya, traduciéndola en obras, la célebre afirmación de Hans von Balthasar: “En un mundo sin belleza… incluso el bien pierde su capacidad de atracción. En un mundo que ya no se cree capaz de afirmar lo bello, los argumentos en favor de la verdad se quedan sin fuerza”.

 

Precisamente porque estaba persuadida de que sólo lo que es bello atrae al amor, Chiara dedicó grandes energías a ponernos en guardia sobre uno de los peligros más insidiosos de nuestra civilización: reducir lo bello a un bien de consumo, al que pedirle un disfrute inmediato.  La filocalía de Chiara no es fruto de un vago sentido estético, sino expresión de la constatación de que la fealdad de la ciudad y de los lugares donde vivimos tiende a generar también fealdades morales. Así me explico el espacio y la atención que el Movimiento dedica a las diversas expresiones artísticas, musicales, teatrales, pictóricas y literarias.

Quiero hablar ahora de otro rasgo característico: su creciente atención al pensamiento y, más en general, a la cultura. Chiara nos ha enseñado lo que significa promover en lo concreto la cultura, que es como un árbol que debe crecer. Thomas Eliot advertía que no es posible construir un árbol; hay que plantarlo y esperar que germine a su debido tiempo. Pero se le puede ayudar a acelerar su crecimiento. El próximo nacimiento del centro universitario Sophia en Loppiano es sólo la última de sus inimaginables realizaciones.  Lo cierto es que Chiara comprendió, desde el inicio de su camino de fe, que el amor se basa en el conocimiento: el amor que nace de la necesidad es delicado; el amor que nace del conocimiento es superabundante. Hay amplios sectores de la conciencia contemporánea que ni afirman ni niegan a Dios; lo han convertido en un Dios de época, en el sentido de que preguntarse por El no suscita interés, ni cultural ni emocional. Dios podría incluso existir, pero no interesa. Contra esta especie de pereza intelectual, la palabra y la acción de Chiara han sido particularmente eficaces, sobre todo a nivel de diálogo económico.

Finalmente, la lucha paciente pero incansable contra la pseudo-cultura de la catástrofe y del lloriqueo es el tercer rasgo fuerte del mensaje y de la herencia de Chiara. Chiara comprendió bien que, por más malvado que sea el hombre, no es capaz del mal absoluto. Y por lo tanto no tiene sentido ceder a la desesperada conclusión kafkiana, según la cual “existe un punto de llegada, pero ningún camino.”. Para  los focolarinos el camino existe y consiste en llevar al agorá, junto a los temas de la justicia y de la libertad, el de la fraternidad y llevar a la esfera de lo económico la categoría de la reciprocidad como gratuidad. Realmente, si lo propio de la política es hacerse cargo del bien humano, entonces su fundamento debe buscarse en la idea del “estar con”. 

De otro lado, si el sentido último de la economía es el de predisponer las condiciones para que la vida sea más humana y feliz; entonces para poder captar la identidad profunda de la acción económica es necesario colocarse en la perspectiva de la persona que actúa y no en aquella neutra de la tercera persona – como hace el iusnaturalismo – o también en la del espectador imparcial – como hacen las varias versiones del contractualismo. El movimiento político por la unidad y la economía de comunión son los frutos maduros del originario impulso vital de Chiara. A ella nunca le bastó la caridad como philia, aunque tampoco la despreció. La gran contribución de Chiara a la cultura de la postmodernidad ha sido la de restituir a la esfera pública la caridad como ágape, después de que la modernidad la había vuelto a encerrar en la esfera de lo privado.

Me gustaría terminar con el epigrama que Goethe pone en los labios de los ángeles cuando arrancan el alma de Fausto moribundo de las garras del demonio: “Aquellos que constantemente se esfuerzan en avanzar, son aquellos a los que podemos salvar”. Chiara siempre y constantemente se ha ocupado de avanzar y ahora está entre los bienaventurados. Alabemos pues a Ella y a su testimonio de vida, para que otros lo reproduzcan siguiendo sus huellas.

Siguenos en:

Memoria Edc 2018

Memoria Edc 2018

La economía del dar

La economía del dar

Chiara Lubich

«A diferencia de la economía consumista, que se basa en la cultura del tener, la economía de comunión es la economía del dar...

Humor con Formy

Humor con Formy

¿Conoces a Formy, la mascota de la EdC?

Saber más...

El dado de la empresa

El dado de la empresa

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

¿Quién está conectado?

Hay 1001 invitados y ningún miembro en línea

© 2008 - 2019 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - info@marcoriccardi.it

Please publish modules in offcanvas position.

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.