Un grupo de empresarios, trabajadores y profesores de 49 países, se reúne en Roma para ofrecer al Papa Francisco el modesto pero arduo fruto de veinticinco años de trabajo contra corriente con el objetivo de hacer realidad una comunión productiva abierta a los excluidos.

Alberto Ferrucci

N44 pag03 Alberto Ferrucci Autore rid webde la Memoria EdC 2016, en "Economía de Comunión - una cultura nueva" nº 44 - Febrero 2017

Cuando esta Memoria 2016 vea la luz, estarán llegando a Roma personas que trabajan por la Economía de Comunión en todo el mundo, para reunirse con el Papa Francisco. En el bagaje que podrán ofrecerle al Santo Padre llevan parques empresariales en Europa y América Latina, la vida de comunión de los trabajadores de 800 empresas, ayuda económica para miles de pobres, educación para sus hijos, asociaciones que organizan cursos y redes de ayuda para las nuevas empresas promovidas por jóvenes emprendedores, proyectos productivos y sociales, apoyo a la universidad de la cultura de la unidad, diálogo con la cultura contemporánea.

No es gran cosa ante la complejidad de los problemas de hoy. Sobre todo cuando se le ofrecen a quien posee hoy la voz más autorizada en temas relativos al futuro social y medioambiental del planeta. En todo caso, son nuestros “cinco panes y dos peces”, que irán acompañados de los rostros de todos los participantes en el encuentro con el Papa, en cuyos ojos brillará la luz del carisma de la unidad, el don que Dios confió a Chiara Lubich bajo las bombas de la Segunda Guerra Mundial.

Hace veinticinco años, ante el escándalo de las favelas que rodeaban los rascacielos de Sao Paulo, como alternativa al consumismo dominante tras la caída del muro de Berlín, Chiara propuso una “comunión productiva” para incluir a los últimos, e invitó a todos a unirse a ella, para producir más riqueza y sacar a los pobres de su condición.

En aquellos momentos se estaba extendiendo la globalización de los170204 Udienza Papa 04 rid capitales y del trabajo, que rescataría de la indigencia a 2.000 millones de personas, pero también permitiría que los grandes grupos económicos y financieros, favorecidos por la falta de reglas, eludieran pagar impuestos por sus enormes beneficios. Impuestos que deberían haber servido para financiar la investigación y la innovación de los estados, necesaria para crear nuevos puestos de trabajo que sustituyeran a los tradicionales que se estaban perdiendo.

La riqueza sustraída al bien común acaba en manos de grupos tan poderosos que su control es verdaderamente difícil. De este modo se consolidan “estructuras de pecado” que concentran la riqueza en manos de unos pocos y dificultan la vida de muchos. Incluso consideran  culpables de la situación a los más pobres de los pobres, que así se ven privados no sólo de los bienes sino también de la patria, y nos interpelan cada día, desesperados, en las calles de nuestras ciudades.

Por el horizonte asoma un mundo donde se levantan muros y se derrumba la confianza, opuesto al mundo unido que Chiara propuso cuando señaló el camino con la Economía de Comunión,  y opuesto al mundo que el Papa Francisco trata de construir cuando muestra a un Dios que mira con misericordia a todos los habitantes de este pequeño planeta errante en el espacio, donde sobrevivimos respirando la delicada capa de la atmósfera que lo envuelve.

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Siguenos en:

facebook twitter vimeo icon youtubeicon flickr

Galería fotográfica Congreso EdC 2015

150531 Nairobi Congresso EdC 76 rid modMariápolis Piero, Nairobi (Kenia)
27-31 mayo 2015

ir a la galería fotográfica

El dado de la empresa

Logo cube IT 150

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

Unete a la EdC

EoC Companies crop banner rid modRegistrando tu empresa en la nueva página web: edc-info.org

Para saber más...

Por una economía del bien común

por-una-economia-del-bien-comun ridZamagni, Stefano

 Editorial Ciudad Nueva, abril 2012

Leer mas...

RSS - suscríbase

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.