Una economía diferente

El 8 de abril nace WECOOP s.r.l, una nueva empresa de EdC que desarrollará y comercializará el juego de mesa WECOOP...

por Vittorio Pelligra

publicado en Il Portico el 7/04/2013

we-coop logoEn 1848 el gran economista liberal John Stuart Mill, decía ya que “Cabe esperar que la forma de asociación predominante al final, si el género humano sigue progresando, no sea la que puede existir entre un jefe capitalista y unos obreros sin voz alguna en la dirección de la empresa; sino la asociación de los propios trabajadores en un plano de igualdad, que posean colectivamente el capital con el que realizar sus operaciones y que trabajen a las órdenes de directores que puedan ser elegidos y destituidos por ellos mismos”.

Viendo el panorama económico actual, da la impresión de que el progreso se ha interrumpido. Escándalos económicos, estafas, la codicia como filosofía de vida, el beneficio como único ídolo a adorar… Y sin embargo la realidad por suerte es más compleja y pluralista. Cada vez es más frecuente ver cómo surgen, al lado de las empresas capitalistas, nuevas formas empresariales que crean valor aun sin estar orientadas a la maximización del beneficio. Son cooperativas, empresas sociales, empresas de economía de comunión, llamémoslas empresas civiles en general.

Se trata de una realidad con una larga historia, que tiene su origen precisamente en Italia. A partir de los monasterios y abadías benedictinas, verdaderas cunas de la economía moderna, esta historia pasa a través de los Montes de Piedad franciscanos y llega hasta nosotros en forma de empresas que operan en el mercado pero persiguiendo intereses de naturaleza pública y social.

Recientemente, a propósito de esto, ha levantado ampollas la toma de posición de Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía, que ha reconocido que en el pasado se le ha dado demasiada relevancia sólo al modelo de empresa qWe coop scatolaue busca la maximización del beneficio y que ahora es necesario tomar nota de que eso no ha funcionado y de que hacen falta modelos de empresa diferentes. La importancia de estas empresas “diferentes”, de esta visión de la economía, es tal que la ONU decidió que el año 2012 fuera el “año internacional de las empresas cooperativas”.

Para celebrar este acontecimiento, que coincide con su 15º cumpleaños, un grupo de cooperativas agrupadas en el “Consorcio Solidaridad” de Cagliari ha tenido una idea tan original como brillante. Inventar y fabricar un juego de mesa, un “Monopoly de la cooperación”, un juego que, al contrario que su homólogo capitalista, ponga de relieve el principio fundamental según el cual en una sociedad, al igual que en un sistema económico, sólo se gana si todos ganan.

Así ha surgido Wecoop, de la colaboración entre el Consorcio Solidaridad, la Confcooperative Sardegna, SmartLab, una sociedad spin-off de la Universidad de Cagliari y el Instituto Europeo de Diseño (IED).

Un grupo de jóvenes economistas, matemáticos, pedagogos y diseñadores ha concebido la idea y la han diseñado y realizado con el apoyo de Artevideo, una cooperativa, como no podría ser de otro modo, de producción audiovisual y comunicación.

Según la intención de sus autores, el juego quiere ser un instrumento para difundir de forma ligera y divertida una cultura económica nueva inspirada en los principios de la economía civil y de comunión y en las experiencias concretas de las empresas cooperativas.

Pero también es un experimento económico.
Jugando se pueden poner a prueba también algunas de las más recientes teorías económicas, que a la hora de medir el bienestar y la eficiencia dan cada vez más importancia a elementos como la confianza, la reciprocidad y el trabajo de equipo; todos ellos principios esenciales que están en la base de Wecoop.

En el centro de la mesa se coloca un mapa (de Cerdeña, en esta versión) que los participantes van construyendo juntos con sus acciones durante el juego: hay que tomar decisiones ante oportunidades, dilemas e imprevistos; hay que labrarse una reputación, hacer inversiones, cumplir con el fisco, establecer alianzas con los competidores, construir redes… Al final hay un ganador, pero todos habrán contribuido al desarrollo y al crecimiento del territorio. Al mismo tiempo, tal y como se hace en la práctica de la Economía de Comunión, cada jugador contribuye a la constitución de un fondo común, un bien público.

Weecoop es un juego, pero sobre todo es la alegoría de una economía diferente, responsable, en la que el mercado es un lugar de crecimiento no sólo económico sino también humano.

Para más información: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Siguenos en:

Memoria Edc 2018

Memoria Edc 2018

La economía del dar

La economía del dar

Chiara Lubich

«A diferencia de la economía consumista, que se basa en la cultura del tener, la economía de comunión es la economía del dar...

Humor con Formy

Humor con Formy

¿Conoces a Formy, la mascota de la EdC?

Saber más...

El dado de la empresa

El dado de la empresa

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

¿Quién está conectado?

Hay 677 invitados y ningún miembro en línea

© 2008 - 2019 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - info@marcoriccardi.it

Please publish modules in offcanvas position.

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.