La suerte y la virtud

Hoy asistimos a un gran revival de la suerte. La felicidad cada vez se busca menos en la virtud.

por Luigino Bruni

Publicado en: Città Nuova n.12/2010 del 25/06/2010

Gratta_e_vinciUno de los elementos más importantes para el nacimiento de la civilización occidental fue la contraposición entre suerte y virtud. En el mundo mítico griego había una relación muy estrecha entre felicidad y suerte. A quien tenía de su parte un buen (eu) dios (daimon), se le consideraba feliz. Sócrates y la gran pléyade de filósofos griegos afirmaron que, por el contrario, la felicidad y el crecimiento humano dependían de las virtudes y no de la suerte. La virtud vence a la mala suerte. Sobre esto se construyó toda la ética personal y colectiva de Europa que, gracias al acontecimiento cristiano, afirmó que la vida buena, la felicidad, depende de la capacidad de cultivar las virtudes, de nuestro compromiso y de nuestra responsabilidad.

Hoy, en cambio, asistimos a un gran revival de la suerte. La búsqueda de la felicidad cada vez se relaciona menos con la virtud, sobre todo con el trabajo, y más con la suerte, el juego y la fortuna. Proliferan las transmisiones que se basan en promesas de enriquecimiento fácil, rasga y gana, lotería, tragaperras, bonoloto y telepóker..

La crisis financiera y económica también es expresión de este revival de cultura arcaica y del alejamiento de las ideas de la virtud y el trabajo. Nuestra república, cuando nace, se fundamenta en el trabajo. Una tesis que encierra siglos de civilización en los que Occidente y el cristianismo afirmaron que la riqueza que no deriva del trabajo humano no conduce normalmente a la felicidad individual y colectiva. Hoy, en cambio, esta cultura de la suerte (que va de la mano con la magia y la astrología, otros ámbitos neopaganos en auge) nos ilusiona con la promesa de que nos podemos hacer ricos sin trabajar, simplemente encontrando la inversión adecuada o ganando la lotería. No hay una gran diferencia cultural entre quienes consumen lotería sistemáticamente y quienes especulan en bolsa. Es la cultura de la suerte que se toma la revancha sobre la cultura de la virtud. Saldremos de esta crisis si trabajamos, mejor y juntos, para relanzar una era de virtudes públicas, de bienes colectivos y de proyectos comunes. En caso contrario, seguiremos esperando que la salvación venga de fuera y seguiremos dilatando el tiempo de la responsabilidad individual y colectiva.

Siguenos en:

Memoria Edc 2018

Memoria Edc 2018

La economía del dar

La economía del dar

Chiara Lubich

«A diferencia de la economía consumista, que se basa en la cultura del tener, la economía de comunión es la economía del dar...

Humor con Formy

Humor con Formy

¿Conoces a Formy, la mascota de la EdC?

Saber más...

El dado de la empresa

El dado de la empresa

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

¿Quién está conectado?

Hay 811 invitados y ningún miembro en línea

© 2008 - 2019 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - info@marcoriccardi.it

Please publish modules in offcanvas position.

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.