Siempre hay que escuchar a los jóvenes

¿Qué es lo que desean de verdad los parados que protestan en Inglaterra, los estudiantes que se manifiestan en Chile y los jóvenes protagonistas de la “primavera” de Oriente Medio? Merece la pena hacer un esfuerzo por comprender lo que hay detrás de estas protestas.

por Luigino Bruni

publicado en cittànuova.it el 12/08/2011

Disordini_LondraA muchos nos ha impresionado y preocupado la visión en estos días de las plazas de Oriente Medio donde los jóvenes se han echado a la calle, dando la vida para pedir democracia y libertad, así como la de las plazas inglesas, donde los jóvenes rompían los escaparates para robar móviles y televisores de plasma, señales evidentes de que en Occidente serpentea un malestar profundo y serio.

Pero la historia del siglo XX nos enseña que cuando los jóvenes se echan a la calle, sobre todo si lo hacen a miles, siempre hay que prestar mucha atención, incluso aunque lo hagan mal, destrozando y gritando, ya que detrás de una mala o incluso pésima respuesta puede haber preguntas importantes; como cuando un hijo adolescente grita y la emprende a puñetazos con los muebles de la casa, un padre inteligente sabe que detrás de ese lenguaje equivocado se esconden muchas veces cosas muy serias. Eso no quiere decir que los jóvenes siempre tengan razón, sino solamente que hay que entender lo que está ocurriendo en Inglaterra o también en Chile (donde los jóvenes piden una universidad que no sea solo para ricos) o, aunque a mayor distancia, en Oriente Medio.

Lo que está en juego es la gran “cuestión juvenil” mundial, muy evidente en el Occidente opulento, que por supuesto tiene que ver con la crisis y con los recortes, pero que es mucho más profunda, ya que remite a la injusta sociedad de mercado que estamos construyendo, sobre todo en los últimos años con el capitalismo turbo-financiero. Lo ha dicho con bastante claridad en varias entrevistas en sociólogo inglés Anthony Giddens, el teórico de la “tercera vía”, al recordarnos que detrás de estas destrucciones de los jóvenes ingleses hay también una reacción de quienes se sienten excluídos de los grandes lujos y consumos que aumentan descaradamente para el 5% más rico de la población.
 
En el mundo siempre ha habido ricos y pobres, pero hasta hace pocos años la cultura social y las religiones construían lazos sociales que funcionaban incluso aunque existiera cierta desigualdad. Las clases sociales estaban alejadas y no había una comunicación tan estrecha entre ellas, por lo que la envidia y la frustración podían gestionarse, al menos en los momentos normales. Hoy en cambio, la creciente desigualdad (recordemos que Inglaterra es uno de los países con una tasa más alta de desigualdad) no puede gestionarse con facilidad, porque mientras los medios de comunicación construyen aldeas globales y los estilos de vida y las aspiraciones son cada vez más uniformes, el poder de compra y las oportunidades son muy distintos.
 
Sobre todo, los jóvenes perciben, aunque sólo sea por las enormes deudas públicas que cargamos sobre sus espaldas y por el gran paro juvenil, que la movilidad social está disminuyendo y que su futuro puede que sea peor que el de sus padres. El peligro es que este malestar se haga global y difícilmente gobernable, salvo que demos vida inmediatamente a nuevos pactos entre generaciones, a un sistema económico más igualitario y fraterno, a “medida de los jóvenes”, que no son el futuro (como muchas veces se dice en tono paternalista) sino una forma distinta de vivir e interpretar el presente.
 
Si hubiéramos escuchado, además de las malas respuestas, las protestas y peticiones de los jóvenes en 2001 (en julio de 2001 en Génova), que pedían una globalización solidaria y el control de la especulación financiera (la “Tobin Tax”), tal vez hoy no conoceríamos esta crisis generada en buena parte por una década de distracción de los temas que os jóvenes habían identificado y gritado con fuerza.
 
Escuchemos a los jóvenes, escuchémosles siempre y hagamos que se sientan protagonistas de las decisiones de hoy y no sólo de las inciertas y vagas del mañana.

Siguenos en:

Memoria Edc 2018

Memoria Edc 2018

La economía del dar

La economía del dar

Chiara Lubich

«A diferencia de la economía consumista, que se basa en la cultura del tener, la economía de comunión es la economía del dar...

Humor con Formy

Humor con Formy

¿Conoces a Formy, la mascota de la EdC?

Saber más...

El dado de la empresa

El dado de la empresa

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

¿Quién está conectado?

Hay 524 invitados y ningún miembro en línea

© 2008 - 2019 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - info@marcoriccardi.it

Please publish modules in offcanvas position.

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.