La ideología de los incentivos

Firmas – Más allá del mercado

de Luigino Bruni

publicado en  pdf Città Nuova (63 KB) nº. 23/24 del 10-25/12/2015

Incentivi ridUna característica que marca el comienzo de este tercer milenio es la rápida y enérgica ampliación de la esfera económica. La economía, paso a paso, de sector en sector, está ocupando la política, la sanidad, la educación… y dentro de poco tal vez llegue incluso a ocupar las iglesias. De este modo, los valores y las virtudes de la economía se están convirtiendo, si no en los únicos, sí en los principales valores y virtudes de toda la vida social. La eficiencia, el mérito, la innovación y la lógica del coste-beneficio son ya las únicas palabras “serias” de nuestro mundo.

En el siglo XX era la política la que ofrecía un paradigma de vida buena a todos los demás ámbitos. Los valores y las virtudes de la democracia eran los faros de civilización a los que se solía mirar para gestionar las fábricas y la sociedad civil. La economía era esencialmente un lugar de esfuerzo y explotación de los trabajadores que había que humanizar gracias a la participación, a los sindicatos y a los derechos.

En un par de décadas, la economía y la empresa han pasado de ser imagen de la lucha de clases a ser lugares de excelencia humana. Cualquiera que hoy quiera crear buenas organizaciones, partidos, hospitales o escuelas, se fija en los principios que han guiado a las grandes empresas y trata de importarlos. La familia quizá aún logra salvarse, pero ya empiezan a verse cursos de gestión familiar impartidos por consultoras globales. Por su parte, las universidades (católicas y pontificias) ya hace tiempo que organizan cursos de gestión para párrocos y monjas, impartidos por las multinacionales de la consultoría.

Detrás de esta migración de los valores económicos se esconden algunos retos muy delicados y peligrosos. Pensemos en la ideología de los incentivos. Nos estamos convenciendo, sin oponer resistencia, de que los seres humanos son capaces de darlo todo si son adecuadamente pagados y controlados. Si el departamento de personal es bastante bueno y cuenta con consultores suficientemente preparados, puede diseñar contratos e incentivos perfectos, capaces de obtener de las personas todo lo que la empresa necesita. Si están bien pagados y bien controlados, los hombres y ahora también las mujeres son perfectamente domesticables. Esta idea no es nueva (tiene por lo menos un siglo), pero cuando había ideales sociales vivos y activos, se la combatía con fuerza y no se la dejaba salir del ámbito puro y duro de los negocios (altas finanzas y grandes multinacionales…).

En esta edad nuestra de crepúsculo de los dioses y los ideales, la ideología del incentivo ha encontrado las puertas abiertas y está llenando nuestro vacío de pensamiento. El truco que hace que esta ideología neo-directiva sea tan simpática y caiga tan bien, es que se presenta disfrazada de libertad y positividad: el incentivo es un contrato que se firma libremente, se dice. En realidad, si se mira bien, detrás de esta ideología hay una visión muy pesimista del individuo, según la cual un hombre es incapaz de bien si no se le guía desde fuera, con la zanahoria y el palo.

La invasión de la lógica económica está produciendo grandes cambios culturales, casi todos venenosos. Pensemos en los vientres de alquiler o en el mercado de órganos. Si la lógica de los incentivos y la racionalidad económica se convierten en los únicos valores buenos de la vida social, ¿por qué hemos de criticar a los que venden (y a los que compran) un riñón, o a los que compran (y venden) su cuerpo para “producir” un niño “propiedad” de otros? Es el bonito mercado. Es libertad, consenso, provecho recíproco. Pero por desgracia dentro del caballo de Troya de los incentivos se esconde una vuelta a la esclavitud. También en el Génesis encontramos a Agar, que engendra un hijo (Ismael) por cuenta de Sara y Abraham. Pero no olvidemos que Agar era una esclava. La humanidad ha superado la era de la esclavitud y ha sido capaz, con inmenso dolor, de comenzar la era de las mujeres y los hombres libres. No la malvendamos por el “plato de lentejas” de los incentivos. La dignidad humana no está en venta, no todos los bienes son mercancías, no todos los bienes tienen un mercado. Sólo seguiremos siendo humanos mientras nuestros hijos y los de los demás no tengan un precio de mercado. La felicidad que prometen estos “contratos” es falsa. Debemos buscar otra felicidad.

Siguenos en:

Memoria Edc 2018

Memoria Edc 2018

La economía del dar

La economía del dar

Chiara Lubich

«A diferencia de la economía consumista, que se basa en la cultura del tener, la economía de comunión es la economía del dar...

Humor con Formy

Humor con Formy

¿Conoces a Formy, la mascota de la EdC?

Saber más...

El dado de la empresa

El dado de la empresa

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

¿Quién está conectado?

Hay 390 invitados y ningún miembro en línea

© 2008 - 2019 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - info@marcoriccardi.it

Please publish modules in offcanvas position.

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.