Interdependencia práctica: escasez de alimentos

Interdependencia práctica: escasez de alimentos

Alberto Ferrucci
publicado en Città Nuova N. 9/2008link.gif

Pocos expertos habían previsto el incremento actual de los precios de los productos alimenticios, el pan, la pasta, el arroz, los huevos y la leche, vinculado a la reducción de las reservas mundiales de cereales. Las reservas han pasado de los cuatro meses habituales durante los últimos veinte años a sólo cuarenta días de consumo: un hecho alarmante, si se tiene en cuenta que el ciclo de las cosechas está sujeto a los cada vez más frecuentes caprichos del clima.

Todo nace de la poco ecológica decisión de EEUU de incentivar la producción de alcohol para los automóviles a partir de los cereales, así como del cambio en las costumbres alimenticias del mundo asiático, ligado al creciente tenor de vida: ya no se come sólo arroz y pollo, sino también cereales y carne, al estilo occidental.
La disminución de las reservas ha causado el temor de los gobiernos por no estar en condiciones de garantizar el suministro a sus propios ciudadanos y esto ha bloqueado las exportaciones, haciendo que se dupliquen los precios aún antes de que se manifiesten signos de escasez.  
El resultado son las "revueltas del pan" estalladas en Egipto, en Filipinas y en Haití: la paz social en muchos países del sur del mundo está de hecho basada en la venta del pan a un precio político, que últimamente ha aumentado. La  FAO ha lanzado una alarma: hace falta una ayuda adicional de mil quinientos millones de dólares para evitar revueltas en más de treinta países; Bush, tal vez dándose cuenta de que una parte de la responsabilidad de la situación es también suya, ha ofrecido doscientos millones de dólares.
A la globalización en la emergencia energética ahora se agrega también la alimenticia. Los economistas nos tranquilizarán afirmando que los mayores precios harán que las energías alternativas y las nuevas producciones de cereales sean más convenientes, reequilibrando todo. Esto es ciertamente plausible en un mundo sin límites, pero hoy, con terrenos sin cultivar en Europa, para expandir la producción de cereales se necesitaría eliminar las pocas forestas que quedan. Los posibles aumentos de productividad de los terrenos servirán si acaso para alimentar a 80 millones de personas,  cifra en la que cada año aumentan los clientes del planeta.
Hay, pues, que resignarse al hecho de que estamos llegando al límite de los recursos del planeta y que, por lo tanto, para continuar conviviendo en modo pacifico se necesita usar no sólo la inteligencia sino también  … la conciencia, poniendo en discusión hábitos que tal vez consideramos irrenunciables. Hasta ayer el hecho de que, en la producción de carne, los pollos fueran más eficientes que los bovinos, era solo una curiosidad de crucigrama.
Para producir un kilo de carne, las vacas comen ocho kilos de cereales, los chanchos solo cuatro y los pollos dos: en una situación de escasez, esto significa que cuando nos comemos  medio kilo de bife a la florentina sustraemos a la mesa común cuatro kilos de grano. Pero es peor cuando llenamos el tanque del 4 x 4, ya que sustraemos cereales para una persona durante un año.
De una interdependencia "teórica" se ha pasado bruscamente a una  interdependencia práctica, que impone la afirmación de una nueva cultura del consumo a nivel individual, que luego se podrá  expresar también a nivel civil y político.
Una cultura que nos imponga el consumo sólo de bienes útiles y el cuidado y el ahorro  de los que poseemos, pensando en su función social. En las decisiones de gasto no deberá contar sólo cuánto tenemos en el bolsillo, sino también recordar que somos todos huéspedes de la misma y única mesa, y que nuestro derrochar o arrebatar privará a algún otro de lo que le corresponde.

Siguenos en:

Memoria Edc 2018

Memoria Edc 2018

La economía del dar

La economía del dar

Chiara Lubich

«A diferencia de la economía consumista, que se basa en la cultura del tener, la economía de comunión es la economía del dar...

Humor con Formy

Humor con Formy

¿Conoces a Formy, la mascota de la EdC?

Saber más...

El dado de la empresa

El dado de la empresa

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

¿Quién está conectado?

Hay 355 invitados y un miembro en línea

© 2008 - 2019 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - info@marcoriccardi.it

Please publish modules in offcanvas position.

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.