Ginetta Calliari: fidelidad al carisma de la unidad

En un clima de alegría y conmoción, se concluyó el 8 de marzo en San Pablo (Brasil), la fase diocesana de la causa de beatificación de una de las primeras compañeras de Chiara Lubich.

publicado en focolare.org el 12/03/2013

 “Que la santidad de Ginetta Calliari sea reconocida lo más pronto posible por el bien de la Iglesia”, fue la oración que elevó a Dios el Card. Odilo Scherer, arzobispo de San Pablo, en el mensaje leído el 8 de marzo en la celebración, – realizada en la catedral  S. Antonio -, concluyendo la fase diocesana de la causa de beatificación. Ginetta, estuvo  desde los comienzos del Movimiento con Chiara Lubich, que la definió como co-fundadora del Movimiento de los Focolares en Brasil, donde vivió durante más de 40 años.

“La conclusión de esta fase diocesana del proceso, inserta en la celebración del Año de la Fe –dijo mons. Ercilio Turco, obispo de Osasco (San Pablo) en su homilía- es un precioso punto de referencia y una gracia para toda la Iglesia”, e invitó a pedir a Dios que “si es su voluntad, su vida se presente como modelo de santidad”

En un clima de gran alegría y conmoción agregó que “la esencia del Evangelio es el amor”. Y de Ginetta recordaba en especial ese amor a Jesús y a los hermanos que le hicieron abrazar con mucho entusiasmo el proyecto de Chiara, hoy hecho realidad: la Economia di comunione. “Amor traducido en gestos concretos que promueven la vida y son signo de una sociedad nueva, impregnada de la fraternidad y del saber compartir”.

 Norma Curti, focolarina que vivió al lado de Ginetta durante más de 30 años, afirmó: «Su fuerza consistía en la fe en las palabras del Evangelio. “La fe –decía- es nuestra participación a la omnipotencia de Dios”.

 El testimonio de Ginetta, va más allá de los confines del cristianismo. En la catedral estaba presente una delegación de la asociación budista japonesa Risho Kossei Kai y Carlos y Elsa Barbout, miembro del Consejo de la Fraternidad cristiano-judía de San Pablo. “Siempre creí –declaró el Dr. Barbout- que todos podemos ser, uno para el otro ejemplo y testimonio de los valores más genuinos, de lo más grande que podemos realizar: trabajar por un mundo mejor. Ginetta ha cumplido esta misión”

Fue impresionante ver el  testimonio de Ginetta en un video, que se proyectaba en la gran pantalla que estaba al costado del altar. En pocos minutos comunicó la fuerza de su encuentro con Chiara Lubich, su encuentro con el carisma de la unidad, con Dios, que cambió su vida. Y fue su fidelidad a este don lo que expresó la presidente de los Focolares, Maria Voce: “La autenticidad de su vida fue el secreto, la concreción y su obra  completa”

Mons. Ercilio Turco, concluyó la ceremonia afirmando que “a través de su testimonio, anunciamos al mundo de hoy que Jesús es el camino no sólo para nuestra salvación personal sino para la construcción de una sociedad fraterna donde podemos vivir la comunión, la unidad, la justicia, la verdad, la santidad”.

 

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.