Brasil 2011

Eventos Internacionales

Image

20º aniversario de la EdC en Brasil, del 25 al 29 de mayo de 2011...

Los 20 años de la EdC en Brasil han sido un aniversario importante, no tanto para hacer balance del pasado, como sobre todo para mirar al futuro, a los siguientes 20 años de EdC, desde el 2011 hasta el 2031. En esta página queremos contaros dos importantes actos desarrollados para la ocación: la Asamblea Internacional de la EdC “Protagonistas de una nueva economía hoy” del 25 al 28 de mayo de 2011 - Mariápolis Ginetta (Vargem Grande Paulista) y el acto conclusivo del 29 de mayo de 2011 - Sala Memorial de América Latina (Sao Paulo) - La profecía se hace historia. 20 años de Economía de Comunión.

Aquí podréis encontrar todos los contenidos disponibles en edc-online.org: las encuestas, los textos de las intervenciones, los vídeos, los artículos…

Desarrollo y pobreza – Buscando un nuevo paradigma

Logo_Brasile_2011_rid2Panel 2 "Desarrollo y Pobreza", 27 de mayo de 2011. Reproducimos la intervención íntegra de Lorna Gold, Trocaire, Irlanda.

Desarrollo y pobreza – Buscando un nuevo paradigma

por Lorna Gold, Trócaire, Irlanda

110527_Ginetta_Lorna01_rid

Hace poco estuve en una conferencia en Dublín sobre el impacto del cambio climático. Una mujer de unas islas del Pacífico Sur dio un fuerte testimonio de cómo está afectando el cambio climático a su comunidad. El aumento del nivel del mar ha dividido en dos una de las islas principales y las comunidades han tenido que trasladarse forzosamente a otra isla más grande para evitar el mar. Nadie quiere irse y nadie puede entender qué les está ocurriendo a sus islas que, según las estimaciones, dentro de una década ya habrán dejado de existir.

Este ejemplo me puso delante la crisis global que estamos atravesando en términos de desarrollo y pobreza. Suele definirse como una crisis de ‘sostenibilidad medioambiental’, pero en el fondo es una crisis humana, que tiene muchos aspectos y que nos está obligando muy rápidamente a una revisión radical de los conceptos en los que se basa nuestra comprensión de la pobreza, el desarrollo y la economía. Es una crisis cuyo significado es que, a menos que exista un cambio radical de dirección en el pensamiento y en la política, lejos de alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio para 2015, la próxima década podría representar un profundo retroceso en los avances del desarrollo humano.

 

Tendencias Globales

En una reciente investigación sobre perspectivas realizada por Trócaire, preguntamos a los 100 mayores expertos de todo el mundo cuáles creían ellos que eran los retos más importantes en relación con el desarrollo y la pobreza y qué había que hacer para hacerles frente.

1.    Cambio Climático

Según esta investigación que hicimos, el cambio climático ya no puede ser considerado como un tema relacionado con el desarrollo, sino como el Contexto Clave que marcará el desarrollo.
Las personas que viven en la pobreza se ven afectados por el cambio climático de forma desproporcionada y son las menos capacitadas para adaptarse. Los países con altos niveles de pobreza con frecuencia tienen menos capacidad de adaptación por la falta de infraestructuras y por tener gobiernos débiles. En 2020, entre 75 y 250 millones de africanos se estima que se verán expuestos a un aumento de la sequía y en algunos países los campos de cultivo regados por el agua de lluvia se reducirán un 50%. Habrá más crisis humanitarias, vinculadas al aumento de las migraciones, inestabilidad y conflictos. Será clave alcanzar un acuerdo global sobre adaptación y mitigación que incluya mecanismos financieros.

2.    Cambios Geopolíticos

La segunda tendencia que marca la pobreza global y el desarrollo son los cambios en el equilibrio global del poder. El G8 ha reemplazado de facto al G20 como foro para el gobierno económico mundial. Podemos estar entrando en un mundo ‘multilateral’ o ‘G2’ donde los Estados Unidos y China son esenciales para cualquier acuerdo global. Actualmente, los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) detentan en conjunto el 15% del PIB mundial y sus bancos centrales tienen el 40% de las reservas mundiales de divisas fuertes. Las estimaciones de crecimiento para los BRICS indican que alcanzarán la cuota global del PIB mundial que antes tenía el G7 para 2040-2050. La investigación pone de relieve que el creciente poder de los BRICS puede forzar un cambio en el modelo de desarrollo, pero no necesariamente en la dirección de asegurar un futuro más sostenible. Los países emergentes son vistos como impulsores de un modelo de desarrollo carente de sentido, donde primero se construye el hardware y después se aborda la dimensión social.

3.    Cambios Demográficos

La tercera tendencia que destaca en la investigación es un cambio espectacular en la población global. El crecimiento de la población, las migraciones y el crecimiento de las áreas urbanas serán cada vez más significativos. En el África Subsahariana se prevé que la población se duplique en 2050; la población global se espera que crezca un tercio para 2050 hasta alcanzar los 9.200 millones, si bien este crecimiento no será homogéneo en todas las regiones. El envejecimiento de la población en el Norte contrastará con el crecimiento constante en el Sur del mundo. De los 2.300 millones de incremento de población esperado de hoy al 2050, 2.250 millones estarán en países que ahora forman parte del Sur. En 2008, por vez primera, más de la mitad de la población mundial vivía en zonas urbanas y para 2050 se estima que el 70% de la población vivirá en este tipo de áreas. Las migraciones se han relacionado tradicionalmente con beneficios tales como las remesas de dinero, pero también están relacionadas con la llamada ‘fuga de cerebros’.

4.    Presión sobre los recursos naturales

Otra tendencia crítica relacionada con la anterior, es una mayor presión sobre el agua, los alimentos, el aire y la energía durante los próximos diez años. La presencia de recursos naturales en países con estructuras de gobierno débiles seguirá agravando el riesgo de conflictos. Este problema se está viendo agravado también por algunas nuevas industrias, como los biocombustibles, que crecen para hacer frente a la crisis medio-ambiental. La presión sobre los recursos naturales aumentará, por lo que el acceso y el control de estos recursos será central para la geopolítica. Los países africanos se verán desproporcionadamente afectados. Durante los próximos diez años la apropiación de tierras aumentará significativamente. La demanda de tierras ha ido creciendo sobre todo desde la crisis de alimentos de 2008. Se prevé que las apropiaciones de tierras sean mucho más comunes, al igual que la práctica de los países industrializados de alquilar grandes superficies de terreno en los países en desarrollo. Hay muchas cuestiones éticas relacionadas con esto que cada vez serán más problemáticas.

5.    Desigualdad Creciente

Finalmente, la persistencia de la desigualdad nacional, regional y global será un tema importante en la próxima década. Se está prestando más atención a la desigualdad dentro de los países. Reducir la pobreza en los países con altos niveles de desigualdad puede suponer un crecimiento 3 veces mayor que en los países con bajos niveles de desigualdad. Sin embargo, la relación entre crecimiento económico y desigualdad es muy compleja. Muchos países que ahora son de renta media tienen menos acceso a los fondos de desarrollo, pero todavía tienen muchas personas que viven en la pobreza.

La desigualdad global puede depender más del exceso de consumo del norte que de la pobreza del sur. Una mejor gobernanza económica a nivel global, sobre todo en el área del comercio, será esencial para abordar las desigualdades globales subyacentes. El mercado necesita reformas, pero desde el estancamiento de la ronda de Doha no se ha realizado ningún progreso. Los problemas asociados a la desigualdad crecerán, sobre todo en los países de renta media. A medida que los países altamente desiguales se conviertan en países de renta media, la ayuda se reducirá y las agencias de desarrollo tendrán que enfrentarse cada vez más con el dilema de qué relación mantener con estos países.

Respuesta Inadecuada

En esta investigación queda fuertemente de manifiesto que todas las tendencias están profundamente interconectadas y se refuerzan mutuamente. Apunta deficiencias serias en los en los modelos conceptuales y prácticos de desarrollo que se están aplicando a nivel global.

Aunque la pobreza pudiera manejarse a nivel local, sin cambios en el modelo global de la globalización y en sus postulados, estos esfuerzos, por muy estimulantes que sean, están seriamente amenazados. Es probable no solo que los Objetivos de Desarrollo del Milenio no se alcancen en 2015 ni en 2020, sino que vayan en retroceso, como consecuencia de las tendencias convergentes.

La investigación apunta la perspectiva de serias divisiones en términos de orientación global para la próxima década. La ascensión de los países de renta media y de nuevos poderes está acelerando la sensación de división en la política global. En algunos países hay un movimiento creciente hacia una mayor sostenibilidad social y medioambiental y una sensación de que este aspecto es crítico para el futuro. En otros países la sensación es que es secundario abordar estos objetivos en comparación con el objetivo primario del crecimiento del consumo.

No existen soluciones fáciles a los problemas globales que hemos señalado y sí existe el riesgo de caer en un enfoque simplista ‘anti-desarrollo’. Una de los grandes desafíos consiste en distinguir entre el impacto negativo de las economías basadas en el consumo, apreciando el impacto positivo que ese desarrollo puede traer. Por ejemplo, en los países más desarrollados, los avances tecnológicos han traído claros beneficios para las necesidades humanas básicas: acceso a avances médicos, viviendas adecuadas, mejor nutrición. Esto resulta muy evidente en la posición de esos países en el Indice de Desarrollo Humano. Aun reconociendo las consecuencias negativas medioambientales y sociales, es importante no idealizar el fracaso económico y político que obliga a casi 2.000 millones de personas a vivir en la pobreza extrema.

Buscando un nuevo paradigma

Cada vez se reconoce más abiertamente en algunos lugares que es esencial contar con nuevos conceptos si se quiere producir un cambio hacia un futuro más justo socialmente y más sostenible medioambientalmente. La petición firmada recientemente por más de 1.000 economistas para pedir al G20 la institución de la Tobin Tax es una señala de las cosas pueden estar cambiando. Hay otros conceptos importantes que están emergiendo y que podrían abrir caminos para encontrar un nuevo paradigma. Incluyen ideas como la de los bienes públicos globales, la economía del estado estacionario y la economía de lo suficiente.

¿Cómo puede ayudarnos la EdC a encontrar solución a estos problemas interconectados? Para responder a la pregunta necesitamos salir de la economía tradicional y abrir nuestra mente a un vocabulario completamente nuevo. Es un vocabulario que podría sonar raro, pero el gran científico Albert Einstein dijo que para resolver alguno de los grandes problemas del mundo necesitábamos pasar a un nivel de razonamiento más alto.

Me gustaría reflexionar brevemente sobre tres palabras que para mí encierran la esencia de la EdC en estos 20 primeros años y pueden arrojar luz para estos difíciles momentos de globalización. Estas palabras son: fe, esperanza y amor.

¿Qué tiene que ver la fe con la EdC? A lo largo de estos últimos 20 años hemos reflexionado mucho sobre la relación entre la EdC y sus ‘raíces en la fe’. En algunos momentos nos hemos apartado de su origen para intentar explicar la EdC en términos laicos. Ha resultado muy difícil. Esto es así porque en el nivel más básico lo que la EdC ofrece no es propiamente una visión de la economía o de la globalización, sino una nueva visión de la persona humana en su realidad multidimensional, que incluye las relaciones económicas. No debe sorprendernos que el primer libro sobre la EdC publicado a mediados de la década de los 90 se titulara “hacia una economía multidimensional”. Es esta visión trinitaria de la persona humana, modelada por una profunda fe en el Evangelio, la que le da a la EdC su carácter distintivo. Es el ADN del proyecto. A medida que el proyecto ha madurado, esta dimensión de fe ha salido al primer plano. Proporciona un fundamento sólido del que carecen otras muchas recetas políticas.

Sin embargo, en el mundo de hoy es importante que la fe y la EdC no representen algo fundamentalista o excluyente. Ser fieles a los fundamentos de fe de la EdC es un trampolín para un diálogo profundo basado en la búsqueda de valores compartidos. Es el trampolín que permite a las personas que están en la línea del frente construir puentes con otras personas de buena voluntad, dando valor al mismo tiempo a lo que es específico del proyecto. Esta dimensión de fe es profundamente significativa en el mundo globalizado de hoy, fragmentado por la división religiosa.

El segundo aspecto que me gustaría mencionar es la esperanza. La existencia de la EdC y su resiliencia nos da esperanza en que otro camino es posible. Una de las reacciones más frecuentes ante los retos que he señalado es una sensación de profunda desesperanza que tiene como resultado volver a caer en la forma habitual de los negocios. La EdC, como una experiencia comunitaria, nos proporciona un ejemplo de esperanza. Es una esperanza profundamente enraizada, que nos da el poder de superar muchos obstáculos. Es una esperanza que no depende de si una empresa individual tiene éxito o fracasa. Forma parte de un proyecto más grande. Esta esperanza profundamente enraizada encuentra expresión en las numerosas experiencias de las personas que viven la EdC en su vida diaria, ya sea en la transformación de la vida de los pobres con quienes se comparten los beneficios o en la reacción de los clientes ante una nueva línea de productos. Esto les permite superar grandes dificultades.

Más aún, la EdC es una idea profundamente del siglo XXI. Yo diría que se está haciendo adulta ahora. Se dice que esta es la era del poder de las personas, en oposición a las organizaciones. No es una organización como tal, sino una red de comunidades que juntas construyen algo y comparten su significado.
No deberíamos infravalorar el poder transformador de la esperanza. Solo la esperanza puede comenzar a construir la voluntad política para realizar los grandes cambios políticos necesarios para poner fin a los patrones económicos insostenibles.

La última palabra es amor. Desde su comienzo, a la EdC también se la describió como ‘economía de amor’. Es una palabra que no encaja bien con la terminología económica, pero es el corazón del proyecto y sin ella el proyecto no tendría sentido. En primer lugar, sin amor la EdC nunca hubiera existido. Así pues ¿cómo da respuesta el amor a los grandes problemas que he citado? A lo largo de estos 20 años, la EdC ha mostrado que ser una economía de amor causa una explosión de novedad en el pensamiento y en el comportamiento económico. Esto ha abierto el espacio a conceptos que habían quedado demasiado tiempo olvidados en el mundo de la economía (o mejor dicho siempre estuvieron pero nunca tuvieron relevancia). Conceptos como felicidad, gratuidad, solidaridad, compartir, están en lo más profundo del corazón de una nueva forma de ser que enriquece la economía y tiene el poder de transformar también las políticas que gobiernan la economía.

Compartir (lo que nosotros llamamos comunión en su nivel más profundo) tiene la capacidad de transformar radicalmente la economía. Todo nuestro sistema económico se basa en la idea de la propiedad privada y la escasez de los recursos finitos. Definir algo como mío te excluye a ti. Pero nosotros sabemos por la experiencia de la EdC – enraizada en comunidades vivas – que la naturaleza ‘finita’ de los recursos muchas veces solo existe en nuestras cabezas. Chiara Lubich dijo una vez: “¿Por qué ‘mío’ y ‘tuyo’ no pueden transformarse en ‘nuestro’?” Esta idea tan sencilla que se vive cada día en la EdC tiene el poder de liberar a millones de personas de la pobreza. Una vez que se empieza a pensar en los recursos como algo que se puede compartir libremente, que se puede poner en común, éstos tienden a multiplicarse. No sólo eso, sino que el poder de compartir conlleva el potencial para superar muchos problemas medioambientales relacionados con el postulado fundamental de que hay que aumentar el consumo privado.

Conclusión

En esta intervención he tratado de dar una visión de los problemas actualmente asociados a la globalización. En términos generales, el cuadro pintado por la investigación es bastante negativo. Parece en muchos aspectos que, a pesar de los avances, la crisis actual es una intensificación de las cuestiones señaladas en la Comisión para el Desarrollo Sostenible y en la Cumbre de la Tierra de Río en 1992.

En la cara de esta crisis, la EdC puede darnos gran esperanza para el futuro. En estos 20 años pasados las bases del proyecto han madurado y ahora podemos ver con claridad que llegarán otros modelos económicos. Como la caída del muro de Berlín en 1989, la crisis actual dará paso a otros paradigmas y como dice San Pablo: “Sólo estas tres cosas permanecerán: la fe, la esperanza y el amor. Y la más grande de ellas es el amor”.

Siguenos en:

Memoria Edc 2018

Memoria Edc 2018

La economía del dar

La economía del dar

Chiara Lubich

«A diferencia de la economía consumista, que se basa en la cultura del tener, la economía de comunión es la economía del dar...

Humor con Formy

Humor con Formy

¿Conoces a Formy, la mascota de la EdC?

Saber más...

El dado de la empresa

El dado de la empresa

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

Seguici su:

¿Quién está conectado?

Hay 597 invitados y ningún miembro en línea

© 2008 - 2019 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - info@marcoriccardi.it

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.