Brasil 2011

Eventos Internacionales

Image

20º aniversario de la EdC en Brasil, del 25 al 29 de mayo de 2011...

Los 20 años de la EdC en Brasil han sido un aniversario importante, no tanto para hacer balance del pasado, como sobre todo para mirar al futuro, a los siguientes 20 años de EdC, desde el 2011 hasta el 2031. En esta página queremos contaros dos importantes actos desarrollados para la ocación: la Asamblea Internacional de la EdC “Protagonistas de una nueva economía hoy” del 25 al 28 de mayo de 2011 - Mariápolis Ginetta (Vargem Grande Paulista) y el acto conclusivo del 29 de mayo de 2011 - Sala Memorial de América Latina (Sao Paulo) - La profecía se hace historia. 20 años de Economía de Comunión.

Aquí podréis encontrar todos los contenidos disponibles en edc-online.org: las encuestas, los textos de las intervenciones, los vídeos, los artículos…

Veinte años de EdC

Logo_Brasile_2011_rid2Panel 1 "Empresarios y empresas", 26 de mayo de 2011. Reproducimos el texto íntegro de la intervención de Armando Tortelli, presidente de Prodiet

Veinte años de EdC

por Armando Tortelli

110526_Ginetta_Tortelli

En 1991, cuando Chiara lanzó el proyecto EdC, yo no estaba presente. Cuando después me contaron ese momento extraordinario vivido aquí, junto al pueblo brasileño, no pude evitar regresar a los años 70, cuando Chiara Lubich llamaba a los jóvenes de nuestro movimiento a "Vivir por la propia gente". En aquella época íbamos los fines de semana a las favelas, donde se encontraban nuestros hermanos más necesitados, que nos acogían y nos daban la oportunidad de vivir por ellos. Prácticamente encontrábamos en ellos la reciprocidad de una gente pobre, sencilla, indefensa, pero que tenía un corazón que latía y con el que nos amaba, donándonos su necesidad.

Fueron muchos los jóvenes que vivieron esta espléndida experiencia de donación, tratando de construir un mundo más fraterno. ¡Y qué distintos han sido los caminos que emprendieron aquellos jóvenes! Algunos, tras años de compromiso, comprendieron que el camino para alcanzar los cambios que ambicionaban pasaba por la política. Otros ingresaron en distintos movimientos sociales. Otros, tal vez desesperanzados, se quedaron “por el camino”.

15 años después, en 1991, la historia quiso que Brasil fuera la tierra en la que naciera la EdC, la respuesta a todos mis (nuestros) anhelos, que están también dentro de nuestra cultura, en la revolución de amor que Chiara nos enseñó cuando nos dirigió aquella invitación.

En la EdC he encontrado la misma respuesta de los años 70 pero de una forma distinta: tenemos un proyecto que es capaz no sólo de ayudar a los necesitados, sino también de ofrecer a toda la humanidad una nueva vía en la que el capital al servicio del hombre transforme la vieja cultura en nuevos caminos de luz. Una respuesta para mí, para muchos de aquellos jóvenes de los 70 y para todas las personas de nuestros días.

Cuando me convertí en empresario de la Economía de Comunión, encontré la realización al alcance de la mano y cada día de estos 20 años nace y renace en mí esta convicción.

Así ha sido desde la primera vez que comprendí que el DAR de la EdC, en todas sus expresiones, es sinónimo de realización de la persona del empresario y a partir de ahí no se ve al otro como “ayudado” sino como actor y protagonista de la misma vida del empresario.

Al hablar de estos 20 años de EdC en mi vida, corro el riesgo de arruinar la belleza de la historia que la EdC ha construido y me ha dado con los compañeros de trabajo, con los competidores, con miles de personas con las que he tenido y sigo teniendo contacto en mi actividad. Sí, porque estoy convencido de que la EdC es mucho más grande que nuestra historia personal, en la que nuestra participación sólo consiste en: ¡dar nuestro sí! Después, como consecuencia, recogemos los frutos y entre ellos también los dolores. Sin embargo, hemos aprendido en este tiempo que también las dificultades forman parte del mosaico que construye poco a poco esta historia extraordinaria.

En mi caso y por el hecho de tener una actividad de alto riesgo, han sido muchas las pruebas durante estos 20 años: corrupción, varios asaltos, persecución por parte de personas involucradas en el tráfico de drogas y muchas otras situaciones. Todavía recuerdo el día en que, aquí en el Polo Spartaco, nuestra empresa fue asaltada por una banda de más de 30 personas. Después de que los ladrones se llevaran todo, era un viernes, pensamos aprovechar el domingo para reunir a los empleados y hacer una gran fiesta. Sólo teníamos una certeza en el corazón: el lunes llegaría y no tendríamos otra cosa que hacer que volver a empezar. Nos dijimos: en la EdC somos más audaces que los ladrones… Y eso hicimos. Ginetta Calliari nos enseñó que “volver a empezar” debería ser nuestro segundo nombre y esto ha formado parte de mi historia y de nuestra historia desde 1991 hasta el día de hoy.

Pasado este largo periodo de mi vida como empresario, aunque pequeño desde el punto de vista de la historia, siento con claridad que la EdC es una gran revolución cultural, capaz de ILUMINAR el camino de muchos, especialmente el de un ejército de personas que se acercan a esta luz, actores anónimos con los que tal vez no tengamos ni siquiera contacto, pero que son reavivados por la vida de la EdC en nuestras empresas.

Muchas veces me pregunto: ¿por qué la EdC provoca tal impacto en el mundo a nuestro alrededor y tantas personas desean conocerla más de cerca? Mi experiencia me hace ver que “sí, tenemos la repuesta que busca la humanidad” y, aunque seamos pocos y nuestra experiencia no sea todavía muy expresiva, LA HUMANIDAD BEBE DE ESTA FUENTE. Precisamente por eso cada día me doy cuenta de que la luz que guía a la EdC viene del Cielo, viene de Dios y por eso transforma tantos corazones.

Por eso nuestra experiencia de EdC nos pone al lado a grandes empresarios, políticos de todos los niveles, intelectuales, expertos, medios de comunicación, etc. Se trata de una nueva cultura que va hacia delante. Es el mundo nuevo que acoge a personas que lo quieren construir todos los días, la fraternidad que avanza en la economía llevando la esperanza a muchos y la luz para la humanidad del mañana.

En Brasil hemos creado la Asociación Nacional por una Economía de Comunión – llamada ANPEC-EdC – que, entre otras cosas, a lo largo de los años:

•    ha servido de nexo de unión entre los parques empresariales para recoger recursos para el progreso de las nuevas construcciones;
•    ha recibido y destinado recursos de las empresas de la EdC;
•    ha colaborado en los eventos de la EdC, tales como congresos nacionales y regionales;
•    ha presentado en el Foro Social Mundial la EdC a personas de distintas nacionalidades;
•    ha promovido la edición de un libro que recoge la vida de la EdC en todo Brasil, como regalo para los accionistas de los parques empresariales;
•    se ha comprometido a mantener vivo el diálogo entre las empresas asociadas con el fin de construir “puentes de comunión” en el debate sobre los problemas relacionados con la gestión;
•    ha impulsado con fuerza las traducciones del portal oficial en Internet y se ha convertido en punto de referencia para la circulación de noticias hacia el portal y entre las comisiones locales.

Ahora estamos dando un paso importante, mediante la transformación de ANPEC-EdC en un ente capaz de captar fondos para las empresas de la EdC, con el fin primordial de promover la comunión entre nuestros empresarios. El cambio viene de la necesidad de encontrar soluciones a partir de la comunión para la GESTION DE LAS EMPRESAS, que nos parece nuestro mayor problema. Para que estas acciones sean reales, estamos creando un fondo para juntar los recursos y destinarlos de forma responsable, con garantías de retorno, a nuestros asociados.

Después de 20 años siento un fuerte deseo de donarme completamente a la Economía de Comunión. Pensando en esto, desde 2009 en mis empresas estamos trabajando intensamente en la gestión del recambio generacional. Para ello, hemos firmado un contrato con una empresa especializada en la preparación de las empresas para la sucesión familiar, con reglas claras en lo relativo a la vida de los accionistas (socios e hijos) que es fundamental llevar a la práctica. Hemos comprendido que la familia hay que preservarla y la empresa necesita continuidad. Sabemos que en general en las empresas familiares es más cierto lo contrario: o la familia se deshace o la empresa sufre FUERTES GOLPES  cuando llega el recambio generacional.

En nuestro caso, este paso se está concretando con profesionalidad. Los fundadores y los sucesores construyen juntos el futuro de la empresa. Ciertamente no es un proceso fácil o simple. Se necesitan grandes pasos y seriedad, pero hoy, llegados a la etapa final de este camino, podemos afirmar que estamos en el camino correcto con reglas claras y con la garantía de continuidad de los valores de la EdC, discutidos, redactados y firmados por todos los miembros de la familia en el ACUERDO ENTRE LOS SOCIOS y en las NORMAS DE GESTIÓN.

Siguenos en:

Memoria Edc 2018

Memoria Edc 2018

La economía del dar

La economía del dar

Chiara Lubich

«A diferencia de la economía consumista, que se basa en la cultura del tener, la economía de comunión es la economía del dar...

Humor con Formy

Humor con Formy

¿Conoces a Formy, la mascota de la EdC?

Saber más...

El dado de la empresa

El dado de la empresa

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

Seguici su:

Rapporto Edc 2017

Rapporto Edc 2017

L’economia del dare

L’economia del dare

Chiara Lubich

"A differenza dell' economia consumista, basata su una cultura dell'avere, l'economia di comunione è l'economia del dare..."

Le strisce di Formy!

Le strisce di Formy!

Conosci la mascotte del sito Edc?

¿Quién está conectado?

Hay 583 invitados y un miembro en línea

© 2008 - 2019 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - info@marcoriccardi.it

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.