Brasil 2011

Eventos Internacionales

Image

20º aniversario de la EdC en Brasil, del 25 al 29 de mayo de 2011...

Los 20 años de la EdC en Brasil han sido un aniversario importante, no tanto para hacer balance del pasado, como sobre todo para mirar al futuro, a los siguientes 20 años de EdC, desde el 2011 hasta el 2031. En esta página queremos contaros dos importantes actos desarrollados para la ocación: la Asamblea Internacional de la EdC “Protagonistas de una nueva economía hoy” del 25 al 28 de mayo de 2011 - Mariápolis Ginetta (Vargem Grande Paulista) y el acto conclusivo del 29 de mayo de 2011 - Sala Memorial de América Latina (Sao Paulo) - La profecía se hace historia. 20 años de Economía de Comunión.

Aquí podréis encontrar todos los contenidos disponibles en edc-online.org: las encuestas, los textos de las intervenciones, los vídeos, los artículos…

Vídeo - Mensaje de Maria Voce

Logo_Brasile_2011_rid2Reproducimos el texto íntegro y el vídeo del mensaje de María Voce a la Asamblea Internacional de la Economía de Comunión

Video - Mensaje de Maria Voce

{rokbox title=|Messaggio di Maria Voce, 25 maggio 2011| size=|561 350| thumb=|images/video/video_110525_Maria_Voce.jpg|}http://www.vimeo.com/22474347&autoplay=1{/rokbox}

Queridos participantes en la Asamblea internacional de la Economía de Comunión, reunidos en la Mariápolis Ginetta de Vargem Grande (Brasil).

Deseo que os llegue, a través de mí, el más cariñoso saludo de parte del Movimiento de los Focolares; un saludo que me gustaría hacer extensivo a todos los que participen el domingo 29 de mayo en la sala del "Memorial", en el corazón de la metrópolis de Sao Paulo, a la celebración del 20° aniversario del nacimiento de la Economía de Comunión y a todos los que comparten el deseo, en todo el mundo, de que en la vida económica penetre cada vez más la lógica del amor y la comunión.

Hace 20 años, precisamente allí en Brasil, Chiara - impresionada y afligida por las grandes desigualdades que dividen a la comunidad humana y alejan a quienes tienen bienes materiales de quienes carecen de ellos, a quienes tienen capacidades y competencias para conseguir nueva riqueza de quienes no han tenido la posibilidad de procurársela -, Chiara, decía, lanzó una propuesta de una nueva economía y una invitación a formar empresas que actuaran para curar esta fractura. Empresas que actúen al lado de todas las demás, afrontando las fatigas y las dificultades típicas de la producción, de la venta, de la financiación, de la innovación, de la competición de mercado, con el objetivo no de enriquecer a sus propietarios sino de servir al bien común, que es el bien de todos y de cada uno.

Chiara dirigió esta invitación inicialmente a la comunidad del Movimiento de los Focolares del Brasil; sin embargo muchas personas de todos los continentes lo sintieron desde el primer momento como si estuviera dirigido a ellos mismos, como una verdadera vocación. Muchas personas, con distintas pertenencias y convicciones, dentro y fuera de nuestro Movimiento, durante estos 20 años han contribuido a dar a esa chispa inicial una resonancia y una continuación que incluso han ido más allá de las expectativas del 1991.

Al lanzar su propuesta, Chiara subrayó la creación y el destino de los beneficios a tres finalidades: ayudar a los hermanos con graves estrecheces económicas, formar en la cultura del dar y desarrollar la propia empresa.

Pero ya desde los inicios, los participantes en el proyecto consideraron natural que toda la gestión de las empresas estuviese basada en la lógica de la comunión, una lógica que precisamente habían conocido de Chiara y en la que trataban de inspirar su vida personal y social.

El resultado es que hoy lo que más impresiona e interesa a quienes entran en contacto con la Economía de Comunión es precisamente el original estilo de las relaciones con los trabajadores, proveedores, clientes e incluso con los competidores. Y este es también uno de los puntos fuerza de estas empresas. Cuando la apertura al otro llega a ser recíproca y compartida, se multiplica la capacidad de alcanzar objetivos comunes, haciendo que se experimente la presencia de la Providencia, que muchos en la Economía de Comunión consideran como un auténtico "socio escondido", fundamental para la vida de sus empresas y comunidades.

Al dar inicio al proyecto, Chiara tenía el objetivo de aliviar la gran miseria que en aquellos días vio en las favelas de San Pablo, y que al principio del Movimiento conoció muy de cerca cuando junto a sus primeras compañeras se volcó en ayudar a las personas que lo habían perdido todo a causa de la guerra.

El cómo tenía que llegar a sus destinatarios la ayuda de la Economía de Comunión, Chiara lo dejó a la sensibilidad de quienes habrían de ocuparse de ello. Gracias a estas personas, durante estos años la ayuda, además de responder a las necesidades urgentes, ha dado también preciosos frutos de reciprocidad y de fraternidad. Hoy se están experimentando nuevas vías para favorecer la autosuficiencia económica de quienes carecen de lo necesario y la acción se va abriendo, en círculos concéntricos, hacia segmentos de destinatarios cada vez más amplios. Sigue siendo esencial que ellos sean y se sientan protagonistas de su historia y no queden relegados al papel de asistidos.

Los años pasados han sido muy intensos también en lo que se refiere a la reflexión científica y cultural, otra línea de desarrollo de la Economía de Comunión que Chiara confió especialmente a las jóvenes generaciones y que recibió una aceleración en el mes de mayo de 1998 – una vez más, y no por casualidad, en Brasil – cuando indicó la necesidad de dar dignidad plena a nuestro proyecto incluso en el plano de las ideas.

Quien durante estos años se ha comprometido en la Economía de Comunión, de una forma u otra, ha contribuido a darle una consistencia más sólida y una fisionomía más nítida. Sin embargo hay que reconocer que el proyecto de la Economía de Comunión todavía tiene que consolidarse y gracias a todos vosotros irá concretándose cada vez más.

Me parece muy significativo que en el logo de las celebraciones hayáis querido hacer aparecer la fecha del 2031, para indicar un futuro que hoy sólo podemos intuir y que se delineará gracias a las aportaciones, no importa si grandes o pequeñas, que todos vosotros - verdaderos co-fundadores de la Economía de Comunión - estáis dando y que, estoy segura de ello, seguiréis dando con siempre mayor dedicación y responsabilidad.

¿Y hoy? ¿Cuáles son los desafíos que le esperan a la Economía de Comunión 20 años después de su lanzamiento?

Creo que la economía de Comunión, aunque hoy solo sea una pequeña semilla de mostaza, tiene el potencial de transformar desde dentro la vida económica, no solo de las empresas, sino también de las familias, de las instituciones financieras y de las políticas económicas; creo, en fin, que tiene la posibilidad de cambiar profundamente el modo de actuar de todo el sistema económico.

Chiara intuyó algo así cuando en su discurso de lanzamiento del proyecto hablaba de la Economía de Comunión como de una “vía” nueva: la de la fraternidad y de la comunión en economía; una vía deseada también por la reciente encíclica del Papa Caritas in Veritate, pero que sigue siendo en gran parte desconocida. Este es el gran horizonte que me gustaría subrayar, 20 años después de su comienzo, como misión y función de la Economía de Comunión.

Por eso, cuando os encarguéis generosamente de algún detalle (una empresa, una comisión local de la Economía de Comunión, un proyecto de desarrollo, la construcción de un parque empresarial, etc.), os invito a ser siempre conscientes de la grandeza del proyecto que la profecía de Chiara nos ha abierto. Nos lo pide el grandísimo número de pobres; nos lo piden los jóvenes, que necesitan encontrar nuevos espacios en el mundo del trabajo y que desean gastar sus energías en objetivos dignos y grandes; nos lo pide el mundo entero, el rico y el pobre, que hoy más que nunca tiene hambre de esperanza; nos lo piden, proponiéndonos un compromiso conjunto, muchísimas personas de buena voluntad que, personalmente o en grupos organizados, trabajan para una economía más justa y más humana. Finalmente lo esperan muchos actores de la Economía de Comunión que ya han llegado al Paraíso pero siempre vivos y presentes en nosotros, mujeres y hombres que han terminado su aventura terrena y nos han pasado el testigo para que continuemos la carrera.

El lugar en el que os encontráis me hace recordar hoy de modo particular a Ginetta Calliari y a François Neveux; así como a Spartaco Lucarini, un auténtico precursor de la Economía de Comunión.

En fin, en estos días tan importantes para el futuro de la Economía de Comunión, no tenemos que olvidar que ésta se inscribe dentro del objetivo por el cual el Espíritu ha mandado a la tierra el carisma de la unidad: el ut omnes, el mundo unido.

Nunca existirá un mundo unido, que es el diseño de Dios sobre la humanidad, mientras los recursos estén repartidos injustamente, mientras unos pocos tengan mucho y muchos tengan demasiado poco para poder concebir una vida, para ellos mismos y para sus hijos, digna de ser vivida. Nunca existirá un mundo unido si la economía no es de comunión. Dar vida a empresas y a parques empresariales, donar los beneficios generados, aliviar la miseria de muchos, para nosotros encuentra sentido pleno y altísima dignidad en relación al ut omnes.

Hoy la economía de Comunión tomará nuevo impulso si tiene como horizonte el mundo unido y es capaz de mover los corazones, las acciones y los entusiasmos de todos aquellos que necesitan grandes ideales por los que jugarse la vida. Surgirá una nueva etapa de creatividad y protagonismo de todos vosotros, empresarios, trabajadores, estudiosos y simples ciudadanos.

Tenemos una gran cita con la historia. Estoy segura de que con la ayuda de Dios y con vuestra responsabilidad y generosidad, conseguiremos no faltar a ella.

Maria Voce

Siguenos en:

Memoria Edc 2018

Memoria Edc 2018

La economía del dar

La economía del dar

Chiara Lubich

«A diferencia de la economía consumista, que se basa en la cultura del tener, la economía de comunión es la economía del dar...

Humor con Formy

Humor con Formy

¿Conoces a Formy, la mascota de la EdC?

Saber más...

El dado de la empresa

El dado de la empresa

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

Seguici su:

¿Quién está conectado?

Hay 631 invitados y ningún miembro en línea

© 2008 - 2019 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - info@marcoriccardi.it

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.