buenas prácticas

Una forma distinta de ser banco

La experiencia de Teresa Ganzon, banquera filipina, miembro de la Comisión Internacional de la Economía de Comunión.

Una forma distinta de ser banco

Teresa Ganzon
publicado en "Economía de Comunión - una nueva cultura"  n.28 - diciembre 2008

n28_pag._16_teresa_ganzon_2.jpgEl 2 de febrero de 2008 fui invitada a presentar en París, junto a mi marido Francis, la experiencia de nuestro banco rural, el Bangko Kabayan, en el ámbito del Forum sobre “Economía de Comunión y Microfinanzas” organizado por la UNESCO, ante unos 500 participantes. Ese viaje nos permitió conocer el testimonio de un grupo de empresarios franceses de la EdC procedentes de dos distintas comunidades de fe: Focolares y Emmanuel.

Era una novedad para nosotros, que siempre asociamos la EdC con el Movimiento de los Focolares. Conocer ese modelo nos hizo ver la posibilidad de hacer llegar nuestra propuesta económica a aquellos que sentimos más cerca del espíritu de la EdC, aunque provengan de otra comunidad de fe.

 

En junio de 2008, como miembro activo del proyecto “USAID MABS-RBAP” sobre la microfinanciación individual, fui designada para participar en la “Cumbre Global para las mujeres” realizada en Hanoi, donde pude presentar la microfinanciación como nueva forma de inversión. Había cerca de 1.000 delegados de todo el mundo, inclusive varios ministros.

Presenté brevemente la experiencia del Bangko Kabayan, concentrándome en nuestros servicios y en particular en los programas donde las mujeres podrían ser pequeñas empresarias organizadas en grupos. Expliqué la filosofía que le permitió a un banco rural tradicional orientado al manejo de los préstamos con garantía pasar a ser un banco orientado al manejo de préstamos sin garantías para los pobres, que tiene sus raíces en los valores cristianos del compartir, típicos de la Economía de Comunión.

Como consecuencia del nuevo manejo, adoptamos una estrategia de apoyo más amplia, que incluye formación empresarial básica. Esto posibilitó el crecimiento de las empresas de muchos de nuestros clientes. Al mismo tiempo creció la solidaridad entre ellos. Ahora son más autónomos, más capaces de gestionar sus balances y son cada vez más respetados en su entorno, gracias a que tienen la posibilidad de acceder a servicios bancarios y de aumentar los ingresos de la familia.
A través de la relación con personas realmente especiales que conocí en esos días, entendí que no era consciente de la importancia de las cuestiones de género en el lugar de trabajo, aunque yo sea una mujer igual que la gran mayoría del personal del Bangko Kabayan: por ejemplo posibilitar una cierta flexibilidad a las jóvenes madres o ayudarlas en la búsqueda de los servicios de asistencia sanitaria, sensibilizar a los dirigentes del sexo masculino sobre las cuestiones de género, etc.

José Ignacio Mariscal y Laurent Mortreuil, presidente y secretario general de la Unión Internacional de Empresarios Cristianos (Uniapac), expresaron el deseo de conocer, con ocasión de un viaje que realizarían por Asia, a algunos empresarios de la EdC. Estaban interesados en conocer mejor esta propuesta y en establecer contactos con organizaciones locales que compartan los valores en los que se basa la Uniapac: la centralidad del hombre en la empresa, el destino universal de los bienes, la subsidiariedad, la solidaridad, la opción preferencial por los pobres, etc.

De este modo en junio del 2008 organizamos en Manila un Forum  EdC – Uniapac. En el transcurso del mismo pudimos conocer a otros empresarios – éramos unos treinta en total. El intercambio de experiencias con ellos nos enriqueció en diversos aspectos prácticos de nuestra vida como empresa.

Un ejemplo es el de la relación con los empleados. Puesto que queremos poner la relación en el centro de nuestro trabajo, en nuestra empresa nos esforzamos para que cada empleado tenga un coloquio personal con su superior por lo menos dos veces al año. Pero como no hay una regla escrita, no siempre estamos seguros de que se haga. Nos pareció interesante la experiencia de la empresa de José Mariscal en la que se le pide a cada uno de los empleados que rellene una ficha con todas las informaciones relativas a su historia, a su familia, etc. de modo que su superior pueda estar siempre al corriente de la situación personal que vive y pueda tenerla  en cuenta a la hora de relacionarse con él.

Para la EdC en Filipinas ésta fue una ocasión para abrirnos a otras experiencias y a otras realidades con las que tenemos valores en común y a las que podemos proponer nuestro estilo económico.

Siguenos en:

Memoria Edc 2018

Memoria Edc 2018

La economía del dar

La economía del dar

Chiara Lubich

«A diferencia de la economía consumista, que se basa en la cultura del tener, la economía de comunión es la economía del dar...

Humor con Formy

Humor con Formy

¿Conoces a Formy, la mascota de la EdC?

Saber más...

El dado de la empresa

El dado de la empresa

La nueva revolución para la pequeña empresa.
¡Costrúyelo! ¡Léelo! ¡Vívelo! ¡Compártelo! ¡Experiméntalo!

El dado de la empresa también en español Descarga la App para Android

¿Quién está conectado?

Hay 660 invitados y ningún miembro en línea

© 2008 - 2019 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - info@marcoriccardi.it

Please publish modules in offcanvas position.

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.