Las parteras de Egipto

Libertad, trabajo y gratuidad en el Éxodo

lasparterasdeEgiptoLuigino Bruni

Editorial Ciudad Nueva, Abril 2017
Colección "Biblia y temas de hoy"

Cómpralo en Ciudad Nueva

Lee las primeras páginas

El libro del Éxodo se abre bajo el signo de las mujeres que salvan la vida. La madre de Moisés desobedece la orden de arrojar a su hijo al Nilo, lo esconde y, cuando no puede ocultarlo por más tiempo, lo deposita en un cesto de papiro que entrega a las aguas del río. Otra mujer, la hija del faraón, encuentra el cesto flotando en las aguas y se compadece del niño.

No es casual que el pueblo hebreo –pueblo nómada de partos difíciles en tiendas portátiles– haya puesto en el origen de su gran historia de liberación a dos parteras de Egipto, Sifrá y Puá, de las que sabemos poco. Ciertamente fueron las primeras objetoras de conciencia: «Las parteras temían a Dios y no hicieron lo que había mandado el rey de Egipto, sino que dejaban con vida a los niños». En su gesto resuena el mito griego de Antígona, que desobedece al rey para obedecer la ley más profunda de la vida.

Este site utiliza cookies, também de terceiros, para oferecer maiores vantagens de navegação. Fechando este banner você concorda com as nossas condições para o uso dos cookies.